Compartir

Bet Birai Nieto

El consumo de café tiene muchas variantes, aunque el preferido por muchos está basado en la infusión, que también ha tenido sus versiones en varias partes del mundo, principalmente en Italia, donde han ocurrido estas creaciones.

›La tradicional bebida compuesta por una base de café espresso  con leche espumada al vapor, y como coronación una pizca de cacao o canela, ha ganado popularidad en Latinoamérica en las últimas décadas. 

Sin embargo, dependiendo del país, el precio de un capuchino puede variar mucho. Por ejemplo, Europa y Asia albergan a los países que registran los precios más altos por esta bebida globalizada.

De acuerdo con un estudio realizado por el sitio web Numbeo, Dinamarca es el país donde una taza de café capuchino alcanza un costo promedio de 5.97 dólares, mientras que en las cafeterías y restaurantes de Suiza lo ofrecen en 4.99 dólares. Precio que no está muy lejos de Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong y Qatar, países del continente asiático, el valor por taza de café va de 4.96 a 4.68 dólares.

Pero tal vez sea en Latinoamérica donde esta popular bebida, cuyo grano es originario de Etiopía, es una de las más solicitadas. Por ejemplo, en Panamá su costo promedio representa 2.94 dólares, seguido de Costa Rica, donde los clientes los obtienen por 2.54 dólares en promedio.

Y en México, esta típica forma de servir un café con leche le costaría a un consumidor unos 2.5 dólares.

Ahora bien, si se quiere disfrutar de esta bebida por la más módica cantidad en dólares, en Argelia es posible por 0.52 dólares; junto con Túnez, donde se podría degustar una taza por 0.73 dólares. Mientras que en Colombia, uno de los países más famosos por su producción y consumo de café en el mundo, el costo alcanza un dólar con ocho centavos y en Brasil, sólo un dólar con 14 centavos. 

Compartir