Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Leticia Merino Pérez, académica del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estimó que aun cuando los ingresos de 40 por ciento de la población más pobre en México aumentaran más que la media nacional, como lo sugiere el documento de la Organización de las Naciones Unidas, tomaría más de 120 años emparejar la brecha de salarios entre “ricos” y “pobres” en nuestro país.

La investigadora participó en el Encuentro 2030 y ahí puntualizó que la desigualdad que existe en el país es extrema porque aun cuando es la economía número 14 del mundo, tiene a 44 por ciento de sus habitantes en la pobreza y a 7.5 por ciento en pobreza extrema.

La concentración de la riqueza que existe en México es la clara muestra de la desigualdad entre los habitantes. El 10 por ciento de los más ricos recibe 36 por ciento del ingreso del país, en contraste con el 50 por ciento de la población que se divide 20 por ciento de los ingresos; el 10 por ciento más pobre recibe únicamente 1.8 de los ingresos.

Merino Pérez indicó que esta forma de repartición de la riqueza responde a formas coloniales y lamentó que se sigan reproduciendo 300 años después.

Para la académica el problema no solo es la distribución de la riqueza, sino también,  el régimen fiscal, pues “se estima que más de 80 por ciento de los ingresos fiscales del gobierno los pagaron las personas físicas”.

“Los niños (52 por ciento) y adolescentes (49 por ciento) son particularmente más pobres que el resto de la población, esto es muy sensible, es muy grave para la sociedad. La vulnerabilidad en México es estructural, es decir necesitamos cambios estructurales no paulatinos ni solamente programas de transferencias a sectores particulares; se requieren políticas de inclusión, de transformación profunda, no sólo económica, sino también social y política”, expuso.

En el país, según cifras de Leticia Merino, hay casi 12 millones de ricos, quienes concentran los recursos económicos de más de 84 millones de personas con ingresos bajos o muy bajos. En 2002, subrayó, la riqueza de los cuatro mexicanos más acaudalados representaba dos por ciento del producto interno bruto (PIB), pero en 2018 fue equivalente a 10 por ciento del PIB.

“Atender la desigualdad en México exige revertir los privilegios (políticos, económicos y sociales) de uno por ciento más rico de la población”, indicó.

(Co información de Gaceta UNAM) NR

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir