Compartir

Redacción ejecentral

A Raúl Palma, uno de los varios propietarios de los departamentos del edificio ubicado en Nicolás San Juan y Morena, en la colonia del Valle, el mundo se le vino encima hoy al ser notificado por autoridades de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México que el inmueble en el que habitara desde 1982 tiene daño estructural y no podrá ser ocupado nuevamente.

De las casi 100 personas que habitaban ahí nadie perdió la vida, dijo, aunque algunas mascotas sí murieron.

El inmueble no estaba asegurado ni los departamentos, nos tomó fuera de toda prevención lo perdimos todo en pocas palabras».

Palma, con la boca casi seca que no le permitía expresar palabra alguna, con documentos en un sobre tamaño carta en la mano izquierda no da crédito a las palabras de un funcionario de la PAOT, casi al borde de las lágrimas se pregunta: «¿Y ahora qué vamos a hacer?».

Busca en la mirada de quienes les rodean una explicación a la situación. Un hombre a su lado le comenta que nadie le va a prohibir la entrada al edificio que luce a punto del colapso, pero la prudencia cabe en tras la advertencia de la dependencia que les informó que todo aquel que ingrese lo hará bajo su propio riesgo, pues el edificio es una trampa mortal por las condiciones en las que se encuentra tras el sismo de 7.1 ocurrido el pasado 19 de septiembre.

Cuestionado por Notimex de la manera en cómo vivió el terremoto, el entrevistado señaló que él se encontraba fuera pues había salido a comprar víveres; pero ahí había dejado a sus padres dos personas mayores, él de 78 y ella de 76.

Gracias a Dios alcanzaron a salir con ayuda de vecinos que no los dejaron a su suerte. La verdad se los agradezco”, comentó.

Se le preguntó si había entendido el peritaje de la PAOT a lo que asintió que sí con la cabeza, “nos dijeron que el colapso puede ser inminente en cualquier momento, que la pérdida es total y requiere su demolición inmediata”.

Incluso se acercó a un oficial del Ejército Mexicano para encontrar una respuesta, sin embargo, el militar le comentó que ellos están para tareas muy especificas y que serían la policía local a quien debe de consultar para indicaciones sobre su problema.

Interrogado sobre si algunas otras autoridades les han orientado al respecto, señaló que sólo han tenido ayuda de emergencia tras el sismo, así que esperan que alguien les despeje todas sus dudas.

Raúl Palma informó que el edificio constaba de 21 departamentos mientras extiende su mano para señalar hacia la vivienda 204 en el segundo piso, “ahí donde se ve la chamarra azul colgando, ahí vivíamos. Ahora estamos refugiados en casa de una hermana y no sabemos que será del futuro nuestro”.

Palma explicó que su departamento tiene un costo aproximadamente de entre 2.5 y 3 millones de pesos, “así que sería más o menos en ese rango la pérdida del departamento, y ya de lo demás no le sé decir”.

Añadió que sus padres cuentan con una pensión de Nafinsa y gracias al organismo reciben atención médica, “incluso me dijeron que lleve a mi mamá a un hospital porque es la que está mal, no puede caminar, pero no he podido porque debo atender todo esto pero sí ella requiere atención hospitalaria”.

Palma se mostró inconsolable a pesar de las palabras de aliento de algunos vecinos que al igual que a él se les ve con cara de desilusión, frustración, “ es realmente una pesadilla”, concluyó. (Vía Notimex: Foto: @LaBikeShopMx).DA

“Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito de ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será perseguida con lo establecido en la Ley Federal de Derecho de Autor.
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir