Compartir

Manuel Lino / 
LOS INTANGIBLES

Ayer, Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, dio a conocer que la variante B.1.1.7 del SARS-CoV-2 ya se ha convertido en la dominante en diversas regiones de ese país, lo cual había sido predicho por funcionarios de salud desde enero.

El linaje B.1.1.7, que se detectó por primera vez en diciembre en Gran Bretaña y ya es la principal causante de Covid-19 en Europa, tiene una mayor transmisibilidad que las variantes previas del coronavirus, una mayor letalidad, y se sospecha que también tiene una mayor afectación en niños y jóvenes.

De acuerdo con los datos de la CDC, el número promedio de casos nuevos ha crecido en 19% en áreas metropolitanas del estado de Michigan y en la ciudad de Nueva York con respecto a lo que se observaba hace dos semanas.

Esta información coincide con las declaraciones de Michael Osterholm, director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Política en la Universidad de Minnesota, quien comentó que el aumento de casos en la región parece estar impulsado por una mayor circulación de variantes más contagiosas, y porque niños y adolescentes han regresado a actividades en persona como deportes, fiestas y clases.

Diversos médicos en EU han comentado que reciben más casos graves de Covid-19 en niños de los que veían al principio de la pandemia.

Estos datos han hecho que Osterholm pasara de ser uno de los principales defensores de la apertura de escuelas a decir que en estos momentos eso sólo “mejorará enormemente la transmisión de B.1.1.7 en nuestras comunidades”. 

Compartir