Compartir

Elizabeth Hernández

La penúltima semana de enero es, hasta el momento, el periodo más letal de la pandemia por Covid-19 en México. En sólo siete días se registraron 7 mil 137 defunciones, una cifra que representa el 51.4% de las muertes reportadas durante el mes de noviembre y que arrojan un promedio de mil 19 decesos cada 24 horas.

Datos oficiales de la Dirección General de Epidemiología (DGE) demuestran que entre el 17 y el 21 de enero ocurrieron más de mil defunciones cada 24 horas, lo que coloca a las fechas de este periodo dentro de las más letales de la pandemia, aunque el pico de decesos diarios se mantiene en el 11 de enero cuando se registraron mil 197 fallecimientos en un solo día.

Las muertes ocurridas durante enero superan en un 21% a las reportadas en julio, mes que hasta este periodo era considerado el más letal dentro de la pandemia con 21 mil 955 fallecimientos totales; además, el promedio de defunciones diarias durante este tiempo se disparó hasta alcanzar los 858 registros cada 24 horas.

Enero también concentra nueve de las 10 fechas más letales de la pandemia, y de éstas, ocho se caracterizaron por registrar más de mil defunciones en 24 horas, un hecho que sólo había ocurrido el 6 de julio, y que se volvió tristemente común durante este mes, e incluso podría ampliarse una vez que se consoliden los datos de las últimas semanas.

Si se considera el exceso de mortalidad promedio que se ha registrado a lo largo de la pandemia, en enero habrían ocurrido 66 mil 465 muertes más que las esperadas, aunque la aceleración de los contagios y la saturación hospitalaria podría elevar esa cifra hasta 79 mil 758 decesos. 

Compartir