Yasmín y las dos mentiras

22 de Julio de 2024

Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio

Yasmín y las dos mentiras

raymundo riva palacio 1

La opinión pública y la publicada ya emitió su veredicto: Yasmín Esquivel es culpable de plagio, y la UNAM debe cancelarle su título de licenciada, que la obligaría a renunciar a la Suprema Corte de Justica, que lo exige como requisito para ser ministro. Sería la evolución natural luego de la recisión de contrato de su directora de tesis, Martha Rodríguez Ortiz, por “su falta de probidad y honestidad”, quien desde que estalló el escándalo en diciembre, defendió la integridad y la palabra de Esquivel.

Sin embargo, a contracorriente del tsunami que está arrastrando la imagen de la ministra de una manera vertiginosa, no pueden ignorarse elementos que se desconocían públicamente, integrados en el expediente sobre la investigación del plagio realizado por la Facultad de Estudios Superiores de Aragón -el alma mater de Esquivel- que arrojan una duda razonable sobre ese señalamiento cuya litis -quién escribió primero la tesis- no se ha resuelto con claridad. La UNAM señaló que había más de un 90% de contenido coincidente entre su tesis y la que presentó Édgar Ulises Báez Gutiérrez, sustentada únicamente en la fecha de presentación del trabajo.

Báez Gutiérrez la publicó en julio de 1986 y Esquivel lo hizo casi un año después. Sin embargo, hay un peritaje de las autoridades de la Ciudad de México sobre la entrega del capitulado de la tesis de la ministra en diciembre de 1985. Báez Gutiérrez ha declarado en varias ocasiones al reportero de Eje Central, Juan Carlos Rodríguez, que la tesis original es la suya, subrayando la fecha de presentación del trabajo, aunque en diversas ocasiones, a la misma pregunta, ha eludido responder directamente que Esquivel cometió plagio.

Nueva documentación arroja también sospechas sobre la rectitud de Báez Gutiérrez, y cuyas declaraciones contundentes sobre la originalidad de su trabajo, colocaron clavos en el ataúd que encierra la reputación de la ministra. Báez Gutiérrez ha hablado en cinco ocasiones con Rodríguez, y en cada una de ellas ha sostenido que ninguna autoridad universitaria, ni Rodríguez Ortiz, o notario alguno, han tenido contacto con él.

La penúltima entrevista fue el miércoles, a propósito de la declaración ministerial de la maestra que publicó

El Universal, donde admite que había compartido el trabajo de Esquivel con otros pasantes. El abogado lo negó y aseguró que hizo su tesis “en base a la idea que tuve en la mente”.

Afirmó que la hizo por su propia cuenta y a pregunta expresa de si habían tenido contacto con un notario, respondió con un lacónico “no”. Este jueves Rodríguez volvió a hablar con él, para confrontar sus declaraciones con la fotografía donde aparece con el notario en su casa, pero volvió a decir que no vio a ningún notario y le cerró la puerta.

La fotografía es del 29 de diciembre, cuando el notario, Amando Mastachi Aguario, a través de uno de sus asistentes, levantó un acta de fe de hechos a petición de la maestra Rodríguez Ortiz, donde admite los hechos que negó posteriormente de manera reiterada, empezando el 30 de ese mes, cuando habló por primera vez con Rodríguez, y dijo que nadie lo había buscado y con nadie había hablado sobre este tema. La documentación hasta ahora disponible, incluye la hoja de una libreta forma italiana escrita a mano por Báez Gutiérrez el mismo 29, donde señala, a propósito de la preparación de su tesis: “En aquel tiempo recuerdo que cómo (sic) asunto relevante estaba el tema de los sindicatos, por lo que acudí con mi asesora de tesis que me mostró un trabajo que estaba realizando otra alumna sobre el mismo tema. De ese trabajo tomé varias referencias y texto porque necesitaba acabar la carrera rápido.

“Por lo anterior manifiesto que tuve la oportunidad de analizar y estudiar varias partes del trabajo de otra alumna. En días recientes he visto en medios de comunicación que la tesis de la cual se habla es de la Dra. Yasmín Esquivel Moza (sic), ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Unión (sic) y quiero aclarar de manera libre y voluntaria que pude tomar partes importantes del trabajo de ella en el año de 1985 a 1986”.

Qué tanto se apropió de un trabajo intelectual ajeno, no está claro, pero lo que se desprende de su carta es que sí tomó ideas de lo que desarrolló Esquivel, y fragmentos “importantes” de su proyecto de tesis. Es claro que Báez Gutiérrez mintió en sus declaraciones de manera reiterada. La segunda gran mentira es que no había hablado con ningún notario. El expediente de la FES Aragón contiene varias fotografías en donde está junto al notario leyendo la transcripción de la carta que escribió a mano.

Esquivel siempre negó haber plagiado su tesis, pero la palabra de Báez Gutiérrez prevalecía sobre la de la ministra, que cargaba con el desgaste y descrédito creciente. Al final, hasta que se demuestre lo contrario, se puede argumentar que Esquivel no estaba mintiendo y el abogado sí. ¿Esto resuelve de manera clara quién plagió a quién? Eso parecería, y probablemente la conclusión objetiva sería que fue Báez Gutiérrez quien lo hizo. Sin embargo, por su prominencia, sus relaciones personales, profesionales y políticas, no bastan estas evidencias para la ministra.

Es importante que las autoridades universitarias determinen con una investigación más profunda si, en efecto, Esquivel fue la primera en desarrollar su tesis. El peritaje sobre su capitulado, entregado en diciembre de 1995, así lo apunta, pero tendría que ser validado por la UNAM. Es posible que haya atribuciones en este proceso que excedan sus funciones, pero el caso lo amerita para evitar que sea la polarización y la politización la que se imponga a la búsqueda de la verdad.

Es importante para la salud pública del país, tan maltrecha en los últimos tiempos, y para la UNAM, para Esquivel y para el propio Báez Gutiérrez, para que no haya duda sobre las responsabilidades de cada uno. Mientras tanto, cancelarle el título debe ponerse en espera.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Te Recomendamos: