Ilustración: EjeCentral

Compartir

Jonathan Nácar

Aunque estar un par de días desconectada de las redes sociales le ayudaron a tomarse un respiro de las malas noticias, Fernanda Betancourt, fundadora de las HijasDeLaMx e #HijosDeLaMx, se mantiene firme en expresar su opinión y asegura que no cerrará su cuenta en Twitter. Si bien ha recibido críticas, la abogada y activista veracruzana dice que este tiempo de confinamiento le ha ayudado para aprender a cocinar y compartir tiempo con su hija.

El otro día presumías unas ricas enchiladas, ¿las preparaste tú?, ¿qué tanto se te da el cocinar?    

— La cuarentena ha tenido algo bueno para mí, estoy aprendiendo a cocinar. La verdad no sabía mucho, pero con el encierro me ha servido para aprender y sí me está gustando.

¿No sabías porque no te gustaba?

— No tenía tiempo. Siempre he sido una mujer que ha trabajado mucho, muy activa, entonces nunca había tenido el tiempo de estar tanto en casa, y en este momento lo estoy disfrutando mucho. Aprendiendo a cocinar porque realmente no sabía, pero más las recetas veracruzanas que son muy ricas.

Muy activa en redes sociales también, ¿crees que también es necesario tomar una sana distancia de las redes?

— Sí, hay que tomarse un tiempo. Hace 15 días sí estaba saturada de tanta información, porque no sólo es lo que lees, te piden ayuda para compartir, te llegan muchos mensajes directos. Me llegaron mensajes de los hospitales que no tenían equipo médico. Entonces me di un receso de dos días, me desconecté de redes sociales y ayuda mucho. Ayuda mucho salir a caminar, no estoy diciendo que salgan a hacer ejercicio, pero tengo una niña de nueve años y tener a los niños todo el tiempo encerrados también se aburren, y lo que hacemos es caminar, aquí cerca de  donde vivimos, al aire libre. Claro, con cubrebocas y todas las medidas.

Sobre eso de las medidas preventivas, comentaste que en Poza Rica percibiste que se habían relajado mucho, ¿crees que está pasando esto?  

— Ahorita estoy dividida entre la Ciudad de México y Poza Rica. Estoy viviendo en la ciudad y estoy yendo a Poza Rica por negocios. Siempre he dicho que mi corazón está dividido en Veracruz y la ciudad, pero me dio mucha tristeza ver que en Poza Rica las personas estaban demasiado relajadas, muchas no creen, dicen que no tienen ni saben de algún familiar que se haya enfermado. No los culpo porque muchas personas tienen que salir a trabajar para mantener a sus familias. Pero lo triste es que ni siquiera toman las medidas. Si tienen que salir, que lo hagan, pero con el cubrebocas, con gel, con los guantes, pero no. Veracruz está muy relajado en ese aspecto. Están muy incrédulos.

¿A qué crees que se deba?

— Falta más información. El presidente debe pedir a sus grupos de seguidores que se cuiden. Siendo una persona tan querida por un sector de la población, porque sabemos que México está dividido, pero necesitamos que el presidente salga y diga que acaten las medidas.  

¿Crees que está muy polarizado el tema?, pero te has mantenido crítica hasta ahora.

— Es muy difícil hacer alguna crítica del gobierno porque se viene un linchamiento mediático en automático. No aceptan las críticas. Cuando estuvo Peña Nieto, si pasaba algo nos reíamos todos y exigíamos todos a él, también a Calderón, pero tampoco me voy a callar con AMLO porque no les guste a las personas. Y creo que lo más importante para una democracia es que haya personas críticas. Yo veo que ahora que hay mucho fanatismo, los que lo apoyan no son seguidores, son fanáticos, y lo hacen ciegamente, y no se atreven a criticarle absolutamente nada.

Pese a ello, tú no cierras tu cuenta como muchos comediantes o figuras públicas que lo han hecho.

— No lo haría. México necesita una sociedad civil activa y sin miedo. Al contrario, yo creo que si vienen y te atacan es porque les dolió y algo estás haciendo bien, así que no, no nos salimos de redes. Aquí nos quedamos.

¿Además de la cocina, qué otras has redescubierto en el confinamiento?  

— He retomado mucho la lectura, porque toda mi vida he andado muy movida y no había tenido tiempo de leer. Estoy terminando el libro Cómo mueren las democracias, entonces estoy muy activa en redes sociales, haciendo videos y activismo que es lo que siempre es lo que me ha gustado mucho.

¿Qué te ha parecido el libro?

— Ya lo había empezado, y ahorita lo estoy terminando. Habla de la realidad que está viviendo Estados Unidos, como se está haciendo un gobierno autoritario que ataca a la prensa. Una realidad que estamos viviendo también, porque siempre he dicho que sin libertad de prensa no hay democracia.

Entonces, ¿no eres fan de ver películas o series?

No soy de las que pongo a ver tanta serie. El tiempo lo he estado dedicando a mi hija: en leer, para estar en redes sociales y aprender a cocinar. Lo único que sí me ha detenido, y lo lamento, es que en Veracruz tengo un grupo de 10 niños a los que siempre apoyo, pero no sólo es apoyo económico. Es ir, hablar con ellos, comprarles pizza, o sea, cambiarles la mentalidad. Y no he podido ir.

¿Es una iniciativa tuya o por parte de las Hijas de la MX?

›No, es una cuestión mía, yo llevo aproximadamente tres años apoyándolos, son niños que han sufrido violencia, y los apoyo con una despensa y eso, pero ahorita, pues ya nada más envío el dinero y no he ido a acercarme a ellos. 

¿Qué más haces con tu pequeña para que no se aburra?

— Ella está en clases en línea, entonces la apoyo con las tareas, jugamos Monopoly, que nos gusta mucho; armamos legos. Estamos interactuando mucho, también está aprendiendo a cocinar conmigo. A su edad nos volvemos más cómplices y es súper maravilloso lo que estamos viviendo.

¿Hay algún artista o personaje con el que te gustaría pasar estos días de cuarentena?

— Sí, con Alejandro Sanz, soy muy fan de él, y me gustan mucho sus canciones, y todos sus discos los recomiendo.

Y ahora que ya estás más en la CDMX, ¿qué extrañas de tu natal Veracruz?

— Soy fan de la comida veracruzana, y lo que más me ha costado es acostumbrarme a la comida. Cada estado tiene su sazón, y estoy muy acostumbrada al estilo veracruzano. Aunque soy muy taquera, y los tacos al pastor son mis favoritos, sí extraño mucho el sazón veracruzano. 

Cuando estuvo Peña Nieto, si pasaba algo nos reíamos todos y exigíamos todos a él, también a Calderón, pero tampoco me voy a callar con AMLO porque no les guste a las personas.

Compartir