Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

Un error en la fabricación de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford fue reconocida este miércoles por lo fabricantes, quienes señalaron que la falla fue detectada luego de los anuncios sobre la efectividad de la vacuna.

A través de un comunicado conjunto, las desarrolladoras señalaron que un grupo de voluntarios tuvo resultados más favorables ante una dosis más baja del fármaco, mientras que los resultados en pacientes que recibieron las dosis completas, los resultados mostraron eficacia de poco más de 60 por ciento.

Fue ante estas respuestas que los fabricantes decidieron anunciar que la efectividad de la vacuna era de 70 por ciento, no obstante, los detalles señalados levantaron ámpula en los expertos, quienes cuestionaron los resultados de los exámenes realizados en el Reino Unido y Brasil.

“Todos los resultados fueron estadísticamente significativos. Se seguirán acumulando más datos y se realizarán análisis adicionales, perfeccionando la lectura de eficacia y estableciendo la duración de la protección”, indica el documento.

Frente a ello, se indica que una Junta de Monitoreo de Seguridad de Datos independiente consideró que el análisis cumplió con los criterios de valoración, con los cuales se determinó que la protección al Covid-19 ocurre 14 días o más después de recibir dos dosis de la vacuna.

Afirma que hasta el momento no se han detectado fallas en la seguridad graves relacionados con la vacuna, por lo que AstraZeneca se prepara para la presentación regulatoria de los datos a las autoridades de todo el mundo.

La vacuna se prueba actualmente en Estados Unidos, Japón, Rusia, Sudáfrica, Kenia y América Latina, acumulando hasta 60 mil participantes en todo el mundo.

Expertos consultados por AP han puesto en duda los resultados de este fármaco, pues refieren que “el número relativamente pequeño de personas en el grupo de dosis baja hace que sea difícil saber si la eficacia observada en el grupo es real o una peculiaridad estadística”.

A ello se suma el hecho de que ninguna de las personas del grupo al que se le suministró la vacuna con una dosis baja tiene menos de 55 años, lo que hace que resulte raro que las personas jóvenes no hayan demostrado una mejor respuesta inmune al Covid-19.

“Podría ser que la juventud de los participantes en el grupo de dosis baja sea la razón por la que se veía más eficaz, no el tamaño de la dosis”, indican los expertos citados por AP. CJG

ES DE INTERÉS | 

Compartir