Compartir

Elizabeth Velázquez y Tomás Benítez

Ese hombre de sonriente bigote y grandes ojos azules, de estatura baja, pero muy flexible; vestido de overol azul, camisa roja combinada con su típica gorra y pequeños zapatos cafés, cumple 35 años. Sólo él ha generado más de 100 mil millones de dólares. 

Este es el personaje más famoso de Nintendo e irrumpió en 1985 en el mundo de los videojuegos, por lo que se ha convertido en el estandarte de esta icónica compañía, sin mencionar que ha revolucionando la forma de estructurar y desarrollar los juegos.

Aunque su primera aparición fue cuatro años atrás como Jumpman, una figura secundaria dentro del universo de Donkey Kong, pronto ganó su papel como protagonista indiscutible de los principales títulos de la empresa japonesa. Su creador, Shigeru Miyamoto, diseñó al personaje pensando en eludir las dificultades técnicas, como el movimiento del cabello o la boca, por lo que añadió elementos como la gorra y el bigote, que más tarde se harían icónicos, no sólo para Mario, sino para la identidad de Nintendo.

En realidad, Jumpman fue el primer personaje desarrollado por Miyamoto, quien a diferencia de los otros creadores de la época, apostó por generar un videojuego que contara una historia, y no se centrara únicamente en pasar niveles sin ningún trasfondo. Los ejecutivos de Nintendo no vieron esperanza en este tipo de título, pero decidieron darle una oportunidad sin imaginar que se volvería un éxito inmediato.

Cuatro años después, Miyamoto rescató al personaje: cambió su nombre, le dio una nueva profesión y lo volvió protagonista de su nuevo videojuego Super Mario Bros, título que vio la luz el 13 de septiembre de 1985 en Japón, y un mes después se utilizó para el lanzamiento mundial del Nintendo Entertainment System (NES), la primera consola internacional de esta empresa que hasta entonces sólo se había concentrado en el mercado interno.

Este título vendió más de 40 millones de copias alrededor del mundo, y desplazó a otros videojuegos icónicos de la época como Pacman, de la desarrolladora japonesa Namco o Space Invaders de Atari Company, que no pudo mantener su éxito y se vio relegado rápidamente por Nintendo.

Desde entonces este personaje ha protagonizado 31 títulos principales de Nintendo, y aparece en más de 200 videojuegos alternos con temáticas que van desde los deportes, como Mario Tennis, hasta un simulador de costura que fue exclusivo para el mercado japonés. 

Hasta 2018, los videojuegos de Mario han vendido más de 600 millones de copias, lo que representa una ganancia superior a 30 mil millones de dólares para Nintendo sólo en este rubro, pero si se suman las figuras, muñecos y otra mercancía oficial del adorado fontanero, la cifra se triplica hasta alcanzar los 100 mil millones.

Nintendo festejó el cumpleaños de este icónico personaje con el lanzamiento de tres títulos nuevos, uno de los cuales sólo podrá jugarse durante seis meses antes de desaparecer. 

Además, pondrá a la venta un compilatorio con las primeras obras en tercera dimensión de esta franquicia, y habrá una consola conmemorativa por su cumpleaños. 

!Feliz cumpleaños Mario

Compartir