Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El joven aspirante a intelectual orgánico, Gibrán Ramírez, ya perdió todas sus canicas, pues en su afán por sobresalir ha hecho críticas a Morena.

El apologista del presidente quería ver a Andrés Manuel López Obrador, pero dicen los que saben, no era para quejarse de Mario Delgado, el líder del partido, sino para que le echara la mano y que frenara una auditoría que le están haciendo en el Seguro Social, donde fue funcionario, por la manera como utilizó recursos en beneficio de algunos cercanos y de él mismo.

Para colmo, la instrucción de quien manda en Palacio fue clara: no lo vería. Peor aún, a la auditoría le inyectaron turbosina para que se haga más rápido. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir