Compartir

Redacción ejecentral

La mañana de este miércoles fue encontrado el cuerpo de la pequeña Ana Roberta, de 3 años de edad, y luego de contradicciones los padres confesaron que ellos fueron quienes la asesinaron.

César Garza, alcalde de Apodaca, Nuevo León, realizó una transmisión vía Facebook en donde dio a conocer la desaparición de la pequeña, presuntamente sustraída de los brazos de la madre por un desconocido.

Autoridades y sociedad civil se movilizaron, y el cuerpo de la menor fue encontrado esta mañana en un baldío a un costado del Arroyo Topo Chico, en la colonia Praderas de la Enramada.

Los policías que atendieron el reporte de la desaparición señalaron que había contradicciones en las declaraciones de los padres, hasta que finalmente confesaron el crimen.

“Las personas están dándonos los datos de que efectivamente la privaron de la vida, arrojaron la carriola al arroyo y a la niñita la pusieron ahí en un monte. Se intentó la búsqueda en la noche, no se pudo localizar el cuerpo de la menor y finalmente ya hoy por la mañana con la luz del día se localizó el cuerpo”, señaló el alcalde.

Compartir