Compartir

Redacción ejecentral
buitre

Salvar al buitre, de Armando González Torres (Cuadrivio, 2014).

Nahum Torres | @nahjum

Los personajes de las buenas novelas son seres imaginarios que nos enseñan a vivir en carne y hueso.

En las primeras páginas, Armando González Torres (México, D.F., 1964) ejerce una reivindicación estética de aquella célebre fotografía de Kevin Carter al niño Kong Nyong, en un campo de refugiados en Sudán.

Al igual que en la fotografía, el buitre se postra en este libro como una metáfora de la agonía solitaria. Punto de partida de este libro de tono absolutamente personal.

Aquí, los barrios, la infancia, la literatura, la reminiscencia, son pretextos que funcionan para aventurarse, desde el ensayo breve, sobre lo que somos (como especie) y lo que fuimos (como individuos).

Con los aforismos que conforman este ejercicio incandescente de interpelación humanista, el poeta/ensayista hace un recorrido por los intersticios de la memoria «banal» (de la niñez) y de la memoria «tiránica» (del adulto) que a todos nos van conformando.

Con restos escogidos de recuerdos se puede construir una verdad enteramente distinta a lo que pasó. Sin embargo, cualquier asociación de los recuerdos actúa siempre a favor de la pesadilla.

En palabras de Ricardo Sevilla, nos encontramos ante un «breviario de tintes aforísticos o diario constituido a golpes de melancolía» donde la escritura desfragmenta los recuerdos escindidos.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir