Compartir

Redacción ejecentral

La tensión diplomática entre México y Bolivia ha escalado luego de que la cancillería de nuestro país expresara a su homólogo sudamericano su preocupación por la excesiva seguridad existente a las afueras de la embajada mexicana en La Paz, lo que fue visto como hostigamiento y viola la Convención de Viena.

Este hecho provocó que la Ministra de Exteriores interina Karen Longaric respondiera el pasado 23 de diciembre que es “imposible” que la policía y las agencias de inteligencia bolivianas incursionen en la embajada de México en dicho país. En tanto, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que solicitaría “medidas provisionales” ante la Corte Internacional de Justicia para disuadir el hostigamiento.

La decisión en México de recurrir a instancias internacionales provocó que Bolivia viera esto como un “ataque”. El Ministro de Gobierno, Arturo Murillo indicó que “cuesta entender por qué se quejan de que cuidemos la residencia ¿por qué se quejan de que cuidemos la salud de sus alojados y la salud de la misma embajadora? Incluso han llegado a faltar a la verdad”.

“Hoy nos amenazan con llevarnos a la Corte Internacional de Derechos Humanos (sic). Allá nos veremos, allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado los tratados”, señaló el Ministro.

En tanto, se dio a conocer que existen órdenes de aprehensión en contra de los funcionarios bolivianos que se encuentran asilados en la Embajada mexicana, por lo que el director General de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la SRE, Efraín Guadarrama indicó que “En el marco jurídico de asilo diplomático, corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución”.

Por ello, siguió, “en cualquier caso será respetada la determinación del Estado asilante de continuar con el asilo y exigir el salvoconducto para los perseguidos”.

Y es que la cancillería boliviana acusó que el Estado mexicano ha injerido en su política al no haber entregado a los exfuncionarios que cuentan con una orden de aprehensión. Además, culpó a la Subsecretaría de Relaciones Exteriores para Latinoamérica y el Caribe por distorsionar y tergiversar la verdad.

 “La subsecretaría mexicana para Latinoamérica y el Caribe objetó de manera desafiante las decisiones del Ministerio Público de Bolivia, incluso haciendo disquisiciones que no correspondían y que pueden considerarse injerencia en los asuntos internos de otros Estados”.

Además, señaló que fue la embajada mexicana la que pidió que se resguardara la sede de nuestro país en Bolivia, por lo que la medida de la SRE de ir ante la Corte Internacional es una falacia jurídica y un desliz “que no le hace nada bien a la seriedad que presumía tener la cancillería mexicana”.

Ante ello, el subsecretario para América Latina, Maximiliano Reyes pidió una reunión con Karen Longaric, ministra provisional de Bolivia, la cual tendría lugar en un tercer país. la medida fue abrazada por los funcionarios bolivianos y agradecieron que la cancillería mexicana “vuelva a priorizar la diplomacia” y afirmó que Bolivia solo “quiere relaciones amistosas con México basadas en la no injerencia en los asuntos internos.

Esta reunión es aceptada luego de que una junta previa, planteada para el día de hoy a las 10:00 horas fue cancelada por Karen Longaric, esto según con lo dado a conocer por Efraín Guadarrama. CJG

ES DE INTERÉS

«Allá nos veremos», reta Bolivia ante denuncia de México

México, respaldado por 29 países tras conflicto con Bolivia

México exige a Bolivia explicación por asedio a Embajada

México mantendrá asilo para exfuncionarios de Bolivia: SRE

Bolivia justifica vigilancia a embajada de México; pide entregar a exministros

Afirma México acecho a diplomática en Bolivia

«Imposible», incursión en Embajada de México: Canciller boliviana

Vigilancia en embajada en Bolivia es ‘excesiva’: SRE

Compartir