Rogelio Hernández López

Colegas interesados en el medio ambiente del periodismo seguramente capturarán las noticias inminentes que se están fraguando en la Cámara de Diputados, en la Presidencia de la República y en Senado que zarandearán el andamiaje jurídico para protección de periodistas y que podrían ampliar los márgenes de la libertad de expresión.

La diputada Rocío Barrera Badillo subirá al pleno camaral propuestas para reformar 12 leyes;

Julio Scherer Ibarra responderá a la instrucción presidencial de proponer legislación que equilibre la libertad de opinión y el derecho a dignidad pública de las personas;

El senador Emilio Álvarez Icaza Longoria ya recopila opiniones de periodistas profesionales sobre su proyecto para reconocerles derechos profesionales, laborales y además estímulos fiscales pequeñas empresas en el periodismo.

Paquetazo para diputados

El 12 de febrero en la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados se presentaron las conclusiones relacionadas en la ley de protección para personas defensoras de los derechos humanos y periodistas. Allí, su presidenta, la diputada Rocío Barrera Badillo (Morena) anunció que no habría una nueva ley de carácter general pero que en cambio habrá cuatro paquetes de iniciativas para modificar 12 leyes:

El primer paquete, se informó en esa sesión será para reformar la ley de protección que, de aprobarse, le darían al Mecanismo Federal más alcances en el país, ampliaría las medidas de protección y le garantizarían presupuesto anual.

En ese paquete irá el Código Civil Federal (y probablemente el Código Nacional de Procedimientos Penales) para proteger al periodismo ante los excesos de demandas y sanciones por acusaciones de calumnias y difamación:

También anunció la abrogación de la Ley de Imprenta, la más vetusta, anacrónica y amenazante contra medios y periodistas.

Después presentarán los proyectos de reformas a las leyes generales de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados y de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares; la Ley General de Archivos; la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública: la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública y la Ley Federal de Transparencia.

Aunque se mencionó en la sesión de conclusiones, en la que participaron académicos, representantes de organismos civiles y pocos periodistas, no se precisó si también se propondrán una nueva Ley del Gasto público en Publicidad que es una necesidad básica para las relaciones prensa gobierno. Tampoco las leyes que obliguen la investigación y sanción de delitos contra periodistas, ni de la Ley General de Víctimas y la Ley de Responsabilidades Administrativas de Servidores Públicos para sancionar a quienes obstruyan, agredan o impidan el ejercicio de la libertad de expresión y la libertad de prensa.

No obstante, los cuatro paquetes legislativos que se anunciaron significan una gran responsabilidad para las y los diputados que, se aprobarse estarían atendiendo recomendaciones tanto de organismos internacionales como nacionales y a los consensos que se formaron en siete foros de parlamento abierto que se hicieron en torno al tema de agresiones y derechos de periodistas y activistas por derechos humanos. Veremos.

Reto en Presidencia

El 6 de febrero, durante la conferencia de prensa el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó públicamente a Julio Scherer Ibarra, responsable de Consejería Jurídica presidencial que analizara si es posible una reforma a las leyes para garantizar y ampliar “la libertad de expresión, de manifestación de las ideas sin censura y al mismo tiempo la libertad y el derecho de los ciudadanos a proteger su honra, su dignidad.”

“Esto puede ayudar mucho a todos para que no haya censura y, al mismo tiempo, se proteja el derecho que tienen los ciudadanos a mantener y garantizar su dignidad”, dijo.

Lo previsible de esta instrucción presidencial es que la Conserjería Jurídica haga consultas a la Comisión de Gobernación y Población de la Cámara de Diputados para evaluar como vienen las propuestas de reformas al Código Civil Federal, y el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Dos aportes del senador Álvarez Icaza

El 13 de febrero desde la oficina del senador sin partido Emilio Álvarez Icaza Longoria se envió un mensaje a una cantidad muy grande de periodistas que circuló ampliamente en poco tiempo.

El mensaje mismo y su intención fue una novedad y aportación a los procedimientos de legisladores de utilizar las redes sociales para consultar a periodistas y comunicadores sobre una iniciativa antes de presentarla formalmente en esa Cámara.

La otra novedad es que el proyecto de iniciativa contiene una alternativa para el autoempleo con la figura de estímulos fiscales para proyectos de producción periodística y su distribución.

El mensaje firmado por el colega Hugo Morales Galván dice lo siguiente:

“Compañeras/os: el Senador Emilio Álvarez Icaza Longoria va a presentar una iniciativa de ley sobre las condiciones laborales y profesionales de las y los periodistas. La intención es tener el punto de vista del mayor número de periodistas y colectivos, que permitan sea lo más acertada posible.” Es altamente probable que se programen reuniones específicas para incorporar los primeros consensos.

En las dos cámaras hay al menos 7 iniciativas congeladas desde 2005 para reconocer derechos laborales de los periodistas, pero esta sí considera la situación actual de desempleo, la precarización de las y los periodistas y propone un capítulo especial de la ley federal del trabajo para reconocer derechos profesionales de los periodistas, además de los laborales.

El documento en 34 páginas ofrece antecedentes, argumenta y propone un “Proyecto de Decreto por el que se adiciona un capítulo XVIII al título sexto de la Ley Federal Del Trabajo, en materia de los derechos laborales de los y las periodistas; y se reforma el capítulo IV, de los estímulos fiscales a la producción y distribución cinematográfica, teatral nacional y periodística; el primero y tercer párrafo y la fracción II del artículo 190, de la ley del impuesto sobre la renta”. Aquí está lo novedoso.

Es que es la primera vez que se intenta lograr estímulos fiscales para proyectos de producción periodística, no para empresas ya constituidas. Esta respuesta legislativa parece atender un proyecto de periodistas activos que le llamaron Prensa no lucrativa, con la que pretenden que empresas pequeñas sean reconocidas como sujetos mercantiles y fiscales, con las condiciones de que generen información alternativa a los medios tradicionales, sin fines de lucro y autorregulados por códigos de ética y defensores de los públicos.

En resumen, las intenciones de modificar algunas de las leyes del andamiaje jurídico relacionado con los medios de prensa y los periodistas si sacudirán este medio ambiente y de lograrse, serán beneficiados los públicos con más y mejor información.

Desde 1981 le escuché a Raymundo Riva Palacio una técnica de reportero: tenemos que saber lo que se está fraguando y tener lista la información para confirmar o verificar. Y cuando te digan No, entonces hacemos nota breve y, al conseguir un SI, ya podemos hacer rápidamente el reporte completo. Quienes somos reporteros atentos a nuestro contexto profesional estaremos atentos para informar oportunamente.

Compartir