Foto: Cuartoscuro

Compartir

Nantzin Saldaña

LA REALIDAD, Chiapas. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) advirtió que será un contrapeso al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y que no permitirán que avancen proyectos “de destrucción” como el Tren Maya y que defenderán la autonomía que están desarrollando y lo construido, al cumplirse 25 años de su levantamiento armado.

En voz de los zapatistas de los cinco caracoles reunidos en el «caracol Madre», el subcomandante Moisés señaló como una burla el permiso que pidió el presidente de México a la Madre Tierra en Palenque el mes pasado, para dar inicio a las obras del tren, cuando en realidad busca “destruir” a los pueblos originarios con los grandes proyectos que plantea.

Vamos a enfrentar, no vamos a permitir que pase aquí ése su proyecto de destrucción, no le tenemos miedo a su guardia nacional que lo cambió de nombre para no decir ejército, que son los mismos”, dijo desde la Madre de los Caracoles Mar de Nuestros Sueños, ubicado en el municipio autónomo de San Pedro Michoacán.

Sólo porque la madre tierra no habla, sino se lo dijera: Chinga tu madre”. Sólo porque la tierra no habla, sino le dijera: vete a la chingada”, agregó.

En tanto, el Comité Clandestino Revolucionario Indígena Comandancia General del EZLN (CCRI-CG) aseguró que esas tierras de hombres y mujeres rebeldes no se rinden, no se venden, no claudican ni menos traicionan la sangre, la vida y la lucha de sus compañeros caídos: “aunque consulten a miles y millones, no nos vamos a rendir. Aunque le pidan permiso a su chingada madre, no nos van a doblegar”.

El subcomandante Moisés señaló a López Obrador, sin citarlo por su nombre, como “descerebrado” por decir que va a gobernar para pobres y ricos, así como “mañoso” y “tramposo” por engañar al pueblo y simular que está con ellos cuando en realidad sirve a otros intereses de los grandes capitales nacionales e internacionales y va a destruirlos, principalmente a los pueblos originarios, a través de consultas. “Disimula que toma nuestros modos y costumbres… no le creemos”.

Vienen por nosotros, los pueblos originarios. Esa consulta que hacen manipula al pueblo. Están pidiéndole permiso, a través de voto, para que nos vengan a atacar a nosotros los pueblos originarios y en especial al EZLN”, añadió ante insurgentes de la comandancia, bases de apoyo, autoridades autónomas, comités y responsables regionales, la tropa de milicianos y seguidores nacionales y extranjeros.

El EZLN instó al pueblo mexicano a organizarse sin que se requiera que tomen las armas, sino con resistencia y rebeldía para enfrentar al “nuevo finquero”, al que reiteraron no le tienen miedo.

Desfilan tropas

El subcomandante Galeano presidió y comandó el desfile de unos dos mil 500 milicianos zapatistas uniformados con pantalón y gorra verde, camisola café, pasamontañas negro y botas, algunos las llevaban de montaña y otros más de plástico. Era la tarde noche del 31 de diciembre, antes de que oscureciera cuando había caído el sol cuando ingresaron marchando por la entrada principal de La Realidad.

Cada uno portaba un tolete en cada mano, que hicieron sonar al chocarlos entre si. Fueron ingresando y realizaron una formación en la cancha frente al escenario, en que se colocarían la comandancia y la junta de buen gobierno. Eran hombres y mujeres, muchos de ellos muy jóvenes, menores de 25 años y nacidos en la autonomía.

En el acto, antes que ellos ingresaron las fuerzas zapatistas motorizadas en que dos insurgentes viajaban a bordo de cada motocicleta y tras hacerse presentes a media cancha, fueron el preludio al ingreso de la guardia montada encabezada por el subcomandante Moisés y el comandante Tacho, quienes acompañando a la comandancia portaban algunas armas.

Un desfile de este tipo no ocurre en cada aniversario. Quizás como lo más cercano rememora la marcha del silencio con antorchas que los zapatistas  protagonizaron en diciembre de 2012 por las calles de San Cristóbal de las Casas y otras cabeceras municipales, luego de que Enrique Peña Nieto asumió el poder. Y tras la cual en un breve comunicado el subcomandante Marcos difundió: «¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose».

Una movilización así tampoco se vio en 2014, en el festejo de su 20 aniversario cuando el himno zapatista resonó entre miles de compas en la misma cancha

“No nos escucharon, estamos solos”

Moisés lamentó que el pueblo de México se deje engañar por “el mal gobierno” y su “apestosa política” aún cuando ellos les han advertido por años a los del campo y la ciudad y fueron a despertar a los pobres del país, sobre que vendría algo peor intentando usar sus palabras: “el colapso, la hidra, el monstruo, el muro”, pero no les hicieron caso o no les creyeron.

También consideró una lástima que la llamada cuarta (trasformación) señale que se va a perdonar a los criminales y con ellos, también a los que mataron a Galeano, el maestro José Luis Solís López, base de apoyo que fue asesinado en La Realidad en mayo de 2014 y en homenaje a quien el sup Marcos pasó a ser el sub Galeano.

Subrayó que cuando se levantaron en armas estaban solos y hoy 25 años después están solos, y lo logrado ha sido gracias a su esfuerzo y trabajo, así como a sus errores.

“Compañeros y compañeras todos, estamos solos como hace 25 años. Salimos a despertar al pueblo de México y al mundo, solos. Y hoy, 25 años, vemos que estamos solos”, dijo al inicio de su mensaje.

Reconoció la ayuda recibida de algunos hombres y mujeres solidarios pero también refirió las dificultades que han enfrentado estas dos décadas y media.

“No es fácil enfrentar a esos partidos políticos, a esos malos gobiernos. No es fácil enfrentar los veinticinco años aquí a miles de soldados protectores del capitalismo, pasamos en sus narices estos días. No es fácil enfrentar a los paramilitares”.

Aunque criticó que la gente de afuera que “va y viene” cada vez “vienen como a turistear”, y agregó “la miseria, la desigualdad y la injusticia no son para turistearlo”.

El pueblo joven de México va a seguir muriendo. Qué lástima que le hacen caso al que está ahí engañando al pueblo».

Hoy que existe por primera vez un nuevo gobierno federal de izquierda en México, consideró que el hoy partido en el poder no tiene ninguna diferencia a los anteriores ya que suma priistas, panistas, verdes y de todas las fuerzas políticas que han lastimado al país. “No es fácil enfrentar a los chiquitos líderes que los tienen comprado todos los partidos políticos hoy, especialmente el partido que está en el poder. Pero no le tenemos miedo”.

– ¿O sí le tenemos miedo, compañeras y compañeros?, preguntó.

– ¡No! (se escuchó al unísono a la tropa y los presentes)

Señaló que quienes no están organizados siguen creyendo “a esa desesperanza” que se dice, ya que “no es esperanza”.

En defensa de la Madre Tierra

En los pueblos zapatistas no caben humillaciones, manipulaciones, engaños, ni mentiras, ni consultas disfrazadas, señaló la comandanta Everilda, en voz del CCRI, poco antes de la media noche, para conmemorar la aparición del movimiento en el segundo mensaje de la jornada.

“Por eso no permitiremos ningún proyecto que destruya la vida de la humanidad y la muerte de nuestra madre tierra, porque detrás de todo eso están los intereses de los grandes capitalistas nacionales y trasnacionales”.

Y agregó que a quien le interese debe saber que no se rinden, no se vende, y no claudican, mucho menos traicionarán la sangre, la vida y la muerte “de nuestros compañeros caídos en nuestra lucha”.

«Por más que intenten humillarnos con las fuerzas represivas como es la Guardia Nacional, no descansaremos en defender nuestra madre tierra porque en ella nacimos, en ella vivimos y en ella moriremos”, agregó.

En tanto, la compañera Berenice, integrante de la Junta del Buen Gobierno, aseguró que lograron conquistar la libertad de sus pueblos «sin pedir permiso a nadie» y «enfrentando los ataques del mal gobierno con la creación de programas que nos confunden para querer acabar con nosotros». «Aquí estamos con nuestra autonomía resistencia y rebeldía», leyó.

Tras las palabras de Moisés continuó la fiesta cultural en que se declamaron poesías, la mayoría en honor al subcomandante Pedro, asesinado en la cabecera municipal de Las Margaritas cuando inició el alzamiento, así como bailables para el goce y festejo de los 25 años de autonomía.

A diferencia de otros aniversarios no hubo banderas zapatistas, ni himno, sino más una ambiente total de fiesta revolucionaria.

Después de los eventos culturales siguió el baile para el cual la usanza es que las mujeres bailen en pareja dos de ellas y dos compañeros lleguen a separarlas, cuando ellas acepten bailar con ellos. La música sonó y sonó y continuó hasta el amanecer. Y entre los jóvenes que celebraban quedó clara la indicación de su comandancia: «Digan lo que digan, pase lo que pase nos vamos a defender, vamos a pelear si es necesario».

ES DE INTERÉS

AMLO aplaude red de resistencia de EZLN; «están en su derecho», dice

EZLN prepara oposición por Tren Maya y otros proyectos de AMLO

Compartir