Foto: Angélica Ortiz

Compartir

Juan Carlos Rodríguez

El Bastón de Mando entregado esta tarde por los pueblos indígenas a Andrés Manuel López Obrador lo dotará, según sus creencias, de sabiduría para gobernar; pero con lo que no contaban es que también le iba a dar cuerda para ampliar sus ofertas de gobierno.

Ante una plancha del Zócalo repleta de seguidores que acudieron al ritual indígena de purificación para el nuevo Presidente de México, el hombre de Macuspana dejó atónitos a los que piensan que no le alcanzará el presupuesto para cumplir con todos los apoyos que prometió en campaña, pues esta vez ofreció darles dinero a los niños del país.

Tal como ocurrirá con los adultos mayores, el presidente López Obrador prometió dar mil 250 pesos mensuales a todos los niños pobres y discapacitados del país.

De acuerdo con el INEGI, en México viven 39.2 millones de niños de entre 0 y 17 años. Si el porcentaje de pobres que hay en México —que es de 46%— se traslada al grupo de niños y adolescentes, se puede calcular que en el país hay alrededor de 18 millones de menores de edad que viven en la marginación.

Si a ese ejército de niños y adolescentes pobres se les da cada mes mil 250 pesos cada 30 días, el gobierno tendría que desembolsar 22 mil 500 millones de pesos al mes, lo que al año da la cantidad de 270 mil millones de pesos, es decir poco más de la mitad de lo que, según el presidente López Obrador, se ahorrará por erradicar la corrupción, cuyo monto es de unos 500 mil millones de pesos. MAAZ

Compartir