Compartir

Elizabeth Hernández

En México tres de cada 10 fallecimientos registrados durante 2020 están relacionados a la pandemia por Covid-19. El impacto de la crisis sanitaria es tal que una tercera parte de los decesos ocurridos durante el año pasado se consideran en exceso, es decir, no estaban contemplados dentro de las estadísticas anuales.

De estas defunciones en exceso, un 39.6% corresponden a casos confirmados de Covid-19, el resto está dividido entre pacientes con otras enfermedades que, debido a la saturación hospitalaria, no recibieron atención oportuna, o bien emergencias médicas que tampoco encontraron sitio en los saturados centros médicos del país.

Pero también hay que tomar en cuenta a las personas que murieron a causas del nuevo coronavirus pero que no fueron confirmadas por una prueba de laboratorio, y cuyos expedientes no son contabilizados dentro de las cifras oficiales de la pandemia; un estimado oficial indica que el factor de subregistro en las defunciones por Covid-19 a nivel nacional es de 2.5 fallecimientos extras por cada deceso positivo.

Si la tendencia de los primeros días de diciembre se mantiene durante ese mes, México habrá terminando el año con un millón de defunciones oficiales, cifra que representa cerca del 1% de la población total del país, y que coloca a la pandemia por Covid-19 como la principal afectación a la salud pública durante el 2020; incluso si se toma en cuenta sólo a los fallecimientos asociados a esta crisis, el coronavirus se convierte, indiscutiblemente, en la primera causa de muerte en el territorio nacional.

La capital del país es la entidad con el repunte más pronunciado en el exceso de mortalidad durante las primeras semanas de noviembre con 122.6% más defunciones respecto al reporte de años anteriores durante el mismo periodo de tiempo, le siguen Baja California y el Estado de México con un aumento de 105% y 94.5% respectivamente.

El reporte de la Ciudad de México indica que durante los primeros 12 días de diciembre se produjeron, cada 24 horas, 214 muertes más que las observados en años anteriores, la segunda cifra más alta de la pandemia, y que podría convertirse en la primera, una vez que se consoliden los datos de las últimas semanas del año. 

Compartir