Jose Luis Camacho

Hoy más que nunca, México necesita que la dirección de las instituciones públicas de educación sea eficaz, oportuna, flexible y sensible a la realidad que enfrenta la población, particularmente las y los jóvenes.

La Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha debido postergar el proceso de renovación de la dirección de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), que tendría lugar entre abril y mayo pasados, debido a la contingencia sanitaria que ha azotado al país. No obstante, el 28 de septiembre dio inicio y ha entrado en la fase culminante con la presentación de la terna de candidatas y candidato por parte del Rector Enrique Luis Graue Wiechers a la Junta de Gobierno.

Es una decisión que cobra especial relevancia por tratarse de la institución abocada al estudio del pensamiento político y social de México en momentos de pandemia.

Al analizar los planes de trabajo de las y el candidato, el único que parte del Plan de Desarrollo Institucional (PDI) 2019-2023 del Rector Enrique Graue y que contempla la nueva realidad social del país y, por ende, de los 14 mil estudiantes, profesores y trabajadores de la FCPyS, es el del doctor Jorge Márquez Muñoz, quien realiza un diagnóstico realista del estado en que se encuentra esta institución no solo ante la pandemia, sino también ante la toma de sus instalaciones y repetidos paros estudiantiles, delineando una hoja de ruta centrada en la realidad de la FCPyS.

Se trata de una comunidad en la que convergen visiones diversas de la realidad social, por lo que Márquez Muñoz plantea la participación democrática de los estudiantes, en aras de construir soluciones consensuadas que permitan a esta Facultad centrarse en sus estudios y no solo en sus problemas.

Para ello, el egresado de la carrera de Relaciones Internacionales, maestro en Estudios Políticos y Sociales y doctor en Ciencia Política está decidido a responder a los nuevos y urgentes requerimientos de aplicar un Modelo Híbrido de Educación, a fin de migrar definitivamente las funciones académicas, de investigación y de difusión de la cultura de la FCPyS a la amplia gama de herramientas tecnológicas que existen hoy día.

Pero no se trata de digitalizar y subir, sino de establecer el modelo integral pedagógico que delinea estrategias, técnicas y herramientas que posibiliten la preparación académica de las y los universitarios a distancia.

Una piedra angular en el plan trazado por quien ha impartido catedra en cuatro de las seis carreras que contempla la oferta académica de la FCPyS es la capacitación y acompañamiento permanente del equipo docente universitario, que ha demostrado voluntad y capacidad para impartir clase en línea, pero que requiere el apoyo institucional de su Facultad.

La preparación académica, desempeño multidisciplinario y permanente actualización de Jorge Márquez Muñoz lo dota una visión amplia de los retos que enfrenta la Facultad de Ciencias Políticas, al tiempo de ser un factor de unidad, diálogo, acuerdo y soluciones ante retos como la atención oportuna y erradicación permanente de la violencia de género, así como la adaptación de metodologías y perspectivas de aprendizaje.

“La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM tiene un compromiso con el estudio y comprensión de la democracia en nuestro país, pero también con la producción y reproducción de los valores democráticos”, ha dicho Márquez Muñoz.

La decisión está en manos de las y los 15 integrantes de la Junta de Gobierno de la UNAM.

@jlcamachov

Compartir