Compartir

Tomás de la Rosa

Con un crecimiento de la economía mexicana de 4.6% para el próximo año, susceptible de crecer más ante una vacuna contra la Covid-19,  un precio del petróleo crudo de 42.1 dólares por barril, una de producción petrolera de mil 857 millones de barriles diarios y un incremento de 6.4% en los ingresos presupuestarios aprobados originalmente para el año pasado, es lo que espera el gobierno federal para 2021. Los números, dicen, son optimistas.

El “crecimiento del PIB de 4.6% (para 2021), cifra que podría ajustarse si la disponibilidad de una vacuna contra la enfermedad generada por el virus SARS-CoV2 (Covid-19), permite una reapertura amplia temprano en el año”, señala la Secretaría de Hacienda en el paquete económico que entregó hoy al Congreso para su discusión y aprobación.

Se me hace un poco optimista. Sobre todo la plataforma de producción” de petróleo, fue una de las primeras reacciones del economista en jefe para México y América Latina en el gigante grupo financiero londinense Barclays, Marco Oviedo.

El crecimiento esperado para el próximo año va acompañado de un desplome del Producto Interno Bruto de 8.0% en 2020, según los pronósticos de Hacienda. Sin embargo, la variación del PIB para este año es dos puntos porcentuales por debajo de lo que esperan las encuestas realizadas por separado de Banco de México y Citibanamex.

Esa diferencia significa unos 21 mil 200 millones de dólares o el equivalente a la contribución del PIB de tres entidades juntas:  Nayarit, Colima y Tlaxcala.

Sobre una inflación de 3.5% para este año y un 3.0% para el próximo, los economistas esperaban un presupuesto austero. Sin embargo, la propuesta busca tener la aprobación del Congreso para tener consideraciones fiscales para las dos mayores empresas del Estado.

Por ejemplo, Petróleos Mexicanos (Pemex), con una deuda de 107 mil 153 millones de dólares, que la ubican como la petrolera más endeudada del mundo, solicitó a la SHCP dejar de pagar un dividendo. Además, el gobierno federal solicitó al Congreso que cualquier excedente de precio de entre 42.12 y 44.12 dólares por barril no se destine al gasto para canalizarlo durante para reducir su déficit financiero.

En la Comisión Federal de Electricidad (CFE), solicitaron que el gobierno federal siga inyectando recursos porque este año enfrentará mayores costos de financiamiento por pérdidas cambiarias, por costos de energéticos y otros combustibles. “Si se excluyen las transferencias del Gobierno Federal, el balance financiero de las CFE empeoraría”.

Con la pandemia, que resaltó el estado del sistema de salud mexicano, la SHCP informó a los congresistas que el ISSSTE tiene identificadas más de 300 obras de sustitución y ampliación de hospitales antiguos y deteriorados, por lo que requieren se atienda.

En materia de las grandes obras destaca que para 2021, el gobierno pretende destinar 113 mil 171  millones de pesos para algunas de las obras del Tren Maya. Esa monto sería para tres proyectos que hasta este año han requerido de una inversión de 38 mil 370 millones de pesos. 

Compartir