FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Olinka Valdez

El Instituto de Salud para el Bienestar pagó 60 millones 435 mil pesos por 300 mil pruebas de detección para el Covid-19, pero no han sido distribuidas a los laboratorios estatales y permanecen bajo resguardo del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).

El costo individual de cada prueba es de 204 pesos, informó José Luis Alomía, director general de Epidemiología, durante la presentación del reporte diario del avance de la pandemia en el que la Secretaría de Salud confirmó el fallecimiento de 215 personas por Covid-19 y el aumento de 2 mil 764 casos nuevos, con lo que suman 7 mil 394 defunciones y 68 mil 620 contagios.

Las pruebas se utilizarán en junio y julio para dar seguimiento a la pandemia y su distribución al interior del país no es uniforme, sino a partir de las necesidades que cada estado y de la solicitud al laboratorio central.

Ayer, el funcionario informó que hay varios indicadores para definir la periodicidad y el número de pruebas que se envían a los laboratorios estatales que, si requieren insumos extra, deben presentar una solicitud para que las reciban en 48 horas.

“Hay un control, las pruebas quedan a resguardo del InDRE, el InDRE es el que las tiene bajo custodia y en la medida como se van utilizando en las entidades federativas, el InDRE tiene un control de esto de manera diaria y tiene activa una plataforma donde los estados empezaron ya a registrar el uso diario de sus insumos, entonces en función de este monitoreo y de la necesidad del estado se van enviando, digamos, por paquetes o por grupos de pruebas.

“Esto tiene que ver también con mantener las pruebas en buen resguardo, son pruebas que tienen que estar en red de frío, deben de tener siempre un control y una vigilancia de la calidad de las mismas y en base a la capacidad que tenga cada laboratorio estatal, hay laboratorios más grandes, hay laboratorios medianos, algunos más pequeños y en función tampoco de que tengan una cantidad en demasía de pruebas que sean su capacidad de almacenamiento o que no es necesario que las tengan almacenadas porque el procesamiento o la capacidad diaria de emisión de pruebas es menor, entonces se va calculando”, dijo Alomía.

Compartir