FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

Las primeras reacciones de la iniciativa privada respecto al informe del presidente Andrés Manuel López Obrador no se hicieron esperar, y fue Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) el primero de los líderes empresariales en reprochar que no se realizaron anuncios importantes para afrontar la crisis económica.

A través de su cuenta de Twitter, el líder de la Copermex criticó que el presidente haya optado por la irrelevancia en lugar de adoptar medidas para hacer frente a la crisis.

“En el informe de López Obrador no se anunció ninguna medida relevante para afrontar la crisis económica del Covid-19. En plena emergencia, leyó una pieza de divulgación ideológica, embistiendo fantasmas del pasado y abandonando su deber como jefe de Estado para unir a la nación”.

Posteriormente, en otro tweet, De Hoyos Walther dio a conocer el documento que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el cual congrega a las cúpulas empresariales del país, entró a López Obrador en su reunión en Palacio Nacional el pasado 2 de abril.

En él, se lee que el objetivo de las medidas propuestas es proteger el empleo, los salarios y los ingresos de las familias; sentar bases para una recuperación inmediata y evitar que la crisis de liquidez de familias y empresas se convierta en una de solvencia.

El documento presenta una serie de acciones para los meses de abril, mayo, junio en términos de salud y economía, en donde destacan programas para la reactivación económica. Sin embargo, hay que recordar tras dicha reunión, Carlos Salazar Lomelín, líder del CCE señaló que acordó con AMLO proyectar medidas un mes a la vez.

Así, para definición de abril se propone que en el sector formal se ponga en marcha un programa generalizado de vacaciones pagadas y establecer un programa de 100 mil millones de pesos de la banca de desarrollo para garantizar créditos a través de la banca privada con enfoque particular en MIPYMEs.

Para el sector informal, se establece la entrega de créditos de 25 mil pesos mensuales; utilizar la caja actual del sector público y cambiar concepto de deuda neta por deuda bruta, lo que liberaría 425 mil millones de pesos; además, se considera el uso de fondos de estabilización por un total de 243 mil millones de pesos.

Por otro lado, se buscaba postergar el objetivo de finanzas públicas de 2020 y adoptar un nivel de deuda del 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para solventar gastos en salud, compensar caídas en ingresos y reactivar la economía.

De no implementar dichas medias, el CCE señala que el crecimiento del PIB será de entre 7 y hasta 10 por ciento; habrá una inflación de 6 a 10 por ciento; el tipo de cambo Será de 25 pesos y el desempleo abarcará a entre 800 mil a un millón de personas.

De acuerdo con el documento, la aplicación de las medias presentadas por el CCE permitiría “transitar con éxito por la crisis que representará la pandemia” y “llegar a la segunda mitad del gobierno con una perspectiva de crecimiento positiva y optimista”. CJG

Compartir