Foto @NoticiaCongreso

Compartir

Redacción ejecentral

Senadores comenzaron la sesión para avalar el nuevo dictamen de la Guardia Nacional acordado por las bancadas del Senado y que será avalado por unanimidad.

El proyecto de ley incluye ocho modificaciones centrales respecto al documento que se recibió de la Cámara de Diputados, entre las que destacan la temporalidad de cinco años y la adscripción civil.

En un análisis sobre la minuta, dado a conocer por el área técnica del Senado, se destaca que el mando de la Guardia será civil y la institución policial, adscrita al ramo de Seguridad Pública, contrario a lo que se contemplaba en la minuta original,

Además, no habrá mando mixto, ni junta de jefes de estado mayor. Por el contrario, se establece una coordinación interinstitucional con las Fuerzas Armadas.

Se indica que entre los requisitos de los mandos de dirección se encuentran: no formar parte de las Fuerzas Armadas y que todos los elementos de éstas que pasen a la Guardia serán considerados como civiles.

Según el documento, “el presidente podrá disponer de las Fuerzas Armadas durante cinco años, pero deberá hacerlo bajo parámetros de convencionalidad (normado, subordinado, complementario y fiscalizado) y deberá informar de sus actividades al Senado”.

Entre los controles institucionales, que el Senado analizará y aprobará, se encuentra la Estrategia Nacional de Seguridad Pública y los informes anuales de la Guardia Nacional, donde se incluirá la actuación extraordinaria de las Fuerzas Armadas.

También destaca el fortalecimiento de las capacidades policiales de estados y municipios, con inversión de estados y federación, así como evaluación de metas.

 

 

Compartir