Sin pruebas, Álvarez-Buylla acusa redes de corrupción

20 de Julio de 2024

Sin pruebas, Álvarez-Buylla acusa redes de corrupción

Álvarez-Buylla

De acuerdo con Álvarez-Buylla, el CIDE se habría desviado de sus funciones, de desarrollar investigación en ciencias sociales y economía y formar recursos humanos

A fin de explicar la urgencia y la necesidad de hacer un “cambio profundo” en el aún llamado Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la titular de este organismo presentó esta mañana información para denunciar desvíos de recursos y redes de complicidades que, aseguró, ocurrían en “la época neoliberal”; sin embargo, no presentó evidencias de los mismos y la información se presentó de manera descontextualizada.

Entre lo que presentó María Elena Álvarez-Buylla en la conferencia matutina destacó “una pequeña radiografía de las redes que habilitó uno de los centros públicos de investigación en su época neoliberal”, dijo en referencia al Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

De acuerdo con Álvarez-Buylla, el CIDE se habría desviado de sus funciones, de desarrollar investigación en ciencias sociales y economía y formar recursos humanos; sin embargo, agregó que incurrieron en “transferencias de talento a instituciones, como el INAI, el INE y la Suprema Corte de Justicia”, es decir, que egresados del CIDE fueron contratados en estas instituciones, a las cuales últimamente se ha tratado de desprestigiar desde la Presidencia.

PUEDES LEER: Crece movimiento académico contra la nueva Ley de Ciencia

En la tarde, la Asamblea Académica Permanente del CIDE, en un comunicado, rechazó “rotundamente” que se estigmatice el trabajo de las y los profesores del Centro y señaló que el mensaje “parece una intimidación hacia personas e instituciones que, en el ejercicio de sus derechos y libertades, han expresado desacuerdos con la actual política de ciencia y tecnología”.

Por otra parte, la titular de Conacyt reiteró que desde el Consejo se hicieron transferencias de recursos a empresas privadas. Esto se hizo desde el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), que tenía como propósito fomentar la investigación al interior de las empresas y eliminaron en la presente administración.

La mayor parte de los apoyos del PEI (como se ve en la gráfica) se destinaron a micro, pequeñas y medianas empresas, y a proyectos en que la empresa se vinculara con alguna institución de investigación o educación superior; sin embargo, Álvarez Buylla se refirió a esto como “complicidad, para habilitar y legitimar estas trasferencias”.

PUEDES LEER: Académicos: plan Conacyt no tiene pies ni cabeza

Sin mencionar su fuente, Álvarez Buylla calificó como un “rotundo fracaso” al PEI porque México “bajó 16 lugares” en resultados de innovación a nivel global, y agregó que “bajo el mandato del presidente López Obrador… ya el país ha subido seis lugares en resultados de innovación”.

De acuerdo con el Global Innovation Index, México si ha tenido malos resultados en innovación, pero no tan malos. Del 2013 al 2018 pasó de la posición 63 a la 56, un descenso de siete posiciones, que se puede explicar más por la inclusión y movimientos de otros países, ya que las calificaciones sólo bajaron de 36.8 a 35.3 puntos.

El mismo indicador señala que no hubo recuperación en los primeros tres años del sexenio, pues México pasó de la posición 56 a la 55 y su calificación bajó de 36.1 a 34.5 puntos.

SIGUE LEYENDO:

Académicos: ley de ciencia “carece de legitimidad”

Te Recomendamos: