FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Ricardo Bernal

La dirigencia del Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM, encabezada por Jorge Dorante Silva, hizo un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador para que ponga atención en la huelga que estalló 75 días atrás, ya que hasta el momento ha mantenido una actitud de “oídos sordos” a los reclamos de cinco mil 200 trabajadores administrativos y académicos.

Además, el sindicato universitario pidió al Congreso de la Ciudad de México a respetar el derecho de huelga de los trabajadores, luego que se pidiera una consulta a la base trabajadora para decidir si se levanta o no la huelga, y aseguraron que de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo y a convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), este paro de labores es legal y cuenta con el sustento de sus agremiados.

Acompañado por dirigentes de otras organizaciones como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear (SUTIN), entre otros, Dorante Silva apuntó que en la última negociación, el SITUAM presentó una propuesta que incorpora un porcentaje de restauración de 10 por ciento para trabajadores administrativos y de 3.0 por ciento para personal académico. Sin embargo, la rectoría en 45 minutos la desechó.

El documento que fue leído por el maestro Salvador Ferrer, de la UAM Xochimilco, expuso que las autoridades se han empecinado en rechazar cualquier propuesta sindical, bajo el falso argumento de vulnerar la viabilidad financiera de esa casa de estudios y sus actividades sustantivas.

Añadió, que han pretendido construir una imagen pública de intransigencia sindical para evadir el tema central, que es la distribución del presupuesto, que implica disminuir sus altos sobresueldos y poder dar una salida al conflicto.

Dio a conocer que el gremio sindical ha explorado dos vías para lograr un incremento salarial digno, prueba de ello, es que han tocado las puertas de las secretarias de Hacienda y Crédito público (SHCP) y de Educación Pública (SEP), así como de la Cámara de Diputados y de la presidencia de la República.

Ello con el propósito de que se aumenten recursos a esa casa de estudios, no sólo para salarios sino también a fin de incrementar la matrícula y mejorar el funcionamiento de ese centro educativo.

Indicó que, con los recursos asignados a la UAM, es posible hace una redistribución que permita una oferta distinta y se ha demostrado que no hay impedimento para hacerlo.

Además, continuó, el sindicato ha evidenciado la inequitativa distribución del presupuesto universitario, pues el rector general, Eduardo Peñaloza Castro, tiene un ingreso mensual bruto de 214 mil pesos.

Como si fuera poco, hay otras 85 personas que tienen un salario mayor a 108 mil 656 pesos, ingreso igual al del presidente; mientras la percepción promedio de un trabajador de intendencia es de siete mil pesos y el de un profesor de medo tiempo es de seis mil pesos.

Compartir