Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, no esperó confirmación. Tan pronto como le dijeron que Beatriz Gasca, que trabajaba en una filial del GINgroup, había apoyado a las mujeres que tomaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ofreció una conferencia de prensa para decir que esa empresa que estaba señalada por prácticas irregulares en materia de factureras, financiaba a las feministas, sugiriendo una motivación política detrás de la acción.

Doña Claudia erró en el objetivo, pero mostró qué tan dentro está del equipo presidencial, pues si bien en eso se equivocó, no en otro dato que saldrá en algún momento: días antes de que hiciera esa fallida imputación, el IMSS presentó dos denuncias penales por casi 450 millones
de pesos en contra de Raúl Beyruti, presidente del grupo.

Compartir