Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

Hoy, mientras Pfizer-BioNTech reactiva la carrera de las vacunas contra Covid-19 desarrolladas con la innovadora técnica del ARN mensajero, al anunciar que su candidata tiene la misma efectividad que la Moderna (95%); de manera paralela, una candidata desarrollada con el método tradicional de virus atenuado da a conocer los resultados de sus pruebas en combinación de fase 1 y 2. 

La nueva candidata, llamada CoronaVac, fue probada en más de 700 voluntarios sanos de entre 18 y 59 años reclutados en China entre el 16 de abril y el 5 de mayo de 2020. Los resultados, publicados ayer en la revista The Lancet Infectious Diseases, indican que la formulación pareció ser segura y bien tolerada en todas las dosis probadas, e induce una respuesta de anticuerpos incluso con la dosis más baja probada. 

Si bien los investigadores reportaron que los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna fueron más bajos que los observados en personas infectadas y recuperadas de Covid-19, confían en que la vacuna pueda brindar protección.

Este tipo de vacunas, con tecnologías “tradicionales”, requieren tiempo para desarrollar y cultivar al virus atenuado o inactivo; después, el proceso de fabricación añade procesos laboriosos y tardados. 

La carrera del ARNm

El anuncio que hicieron Pfizer y BioNTech de que su vacuna es 95% efectiva, con lo que supera el 90% que anunció la semana pasada, se basa en análisis de un mayor número de casos infectados con Covid-19: 170 (la semana pasada eran 94), de los cuales 162 casos en el grupo de placebo y ocho casos en personas que recibieron la vacuna. 

Además, la eficacia fue constante en todos los grupos raciales y fue de más del 94% en personas mayores de 65 años; es decir, funciona para el grupo que tiene mayor riesgo de padecer la forma grave de la enfermedad. Las empresas solicitarán la aprobación de uso de emergencia “en unos días”.

Corea del Sur, a la espera

Mientras la mayor parte del mundo está al pendiente de la carrera por las vacunas, Corea del Sur, de acuerdo con el Wall Street Journal, no tiene prisa por hacer tratos para recibir las 30 millones de dosis que le han ofrecido diversas compañías, entre ellas Pfizer y Moderna.

El ministro de salud del país, que ha sido un modelo de aplicación de las medidas no farmacéuticas ante la pandemia, explica que esperarán a que el precio de las vacunas baje. De acuerdo con el diario, también hay autoridades de salud que consideran conveniente esperar a que se demuestre que las vacunas generadas con tanta prisa no tienen consecuencias a largo plazo.

Compartir