Compartir

AFP

El Dow Jones Industrial Average cedió 7,79% a 23.851,02 puntos, con una caída de 2.000 puntos, en tanto el tecnológico Nasdaq perdió 7,29% a 7.950,68 unidades y el S&P 500 de las principales empresas en bolsa cayó 7,60% a 2.746,56 puntos.

Según Howard Silverblatt, especialista en índices en S&P Dow Jones Indices, el S&P 500 perdió unos 1,87 billones de dólares desde su récord del 19 de febrero. Llevado a la población de Estados Unidos, se trata de una pérdida de 5.682 dólares por habitante.

Las principales bolsas europeas se hundieron al cierre.

En Milán, capital financiera de Italia aislada para intentar frenar la epidemia, el índice perdió 11,17%. El CAC-40 de París 8,39%, el Ibex-35 español 7,96%, el Dax de Fráncfort perdió 7,94% y el FTSE-100 de Londres 7,69%%.

Y en América Latina los mercados siguieron la debacle generalizada del resto del mundo.

La bolsa de Sao Paulo perdió 12,17%, en su peor caída desde 1998. La estatal petrolera Petrobras se hundió más de 30%.

La bolsa de Buenos Aires perdió 13,75%. El riesgo país de Argentina que mide el banco JP Morgan, se disparó por encima de los 2.700 puntos, su nivel más alto desde 2005, según la prensa local.

En Santiago, la Bolsa de Comercio cerró con una caída de 4,58%, y el precio del cobre -metal del que Chile es el mayor productor- alcanzó su menor valor en dos años en la Bolsa de Metales de Londres, llegando a 2,48 dólares la libra física.

El dólar escaló en su cotización en las principales plazas de América Latina.

Las bolsas chinas también terminaron a la baja, igual que las del Golfo.

Recesión mundial

Los mercados temen ahora una crisis de la economía real, a medida que la epidemia del nuevo coronavirus afecta a las cadenas de producción de todo el planeta, obliga a cancelar vuelos y eventos profesionales y hace caer el turismo.

«El riesgo de recesión mundial aumentó (…) Un retroceso prolongado del consumo, además del cierre prolongado de las empresas, atacaría los beneficios, conduciría a suprimir empleos y pesaría en el ánimo» de los actores económicos, apuntaron los analistas de Moody’s.

La caída en las bolsas podría además provocar dificultades de financiación para la economía real, como ya ocurrió en la crisis financiera de 2008.

En este contexto, la Reserva Federal, el banco central estadounidense, anunció el lunes que aumentará los montos que inyecta diariamente a los mercados financieros en 50.000 millones de dólares hasta alcanzar 150.000 millones, como medida de protección ante la epidemia del nuevo coronavirus.

El incremento «debería ayudar a un mejor funcionamiento de los mercados financieros a medida que sus participantes implementan planes de resiliencia en respuesta al coronavirus», dijo la Fed en un comunicado.

De su lado, el FMI pidió a los gobiernos del mundo que articulen «una respuesta internacional coordinada» como durante la crisis financiera de 2008, para contrarrestar el impacto económico del nuevo coronavirus.

Compartir