David Colmenares

Esta semana al participar en el Foro Internacional Mejores Prácticas de Materia de Fiscalización, evento coordinado por la diputada Aleida Alavés, miembro de la Comisión de Vigilancia, con intervenciones del presidente de la Comisión, Mario Alberto Rodríguez, hice comentarios sobre el interés que muchos hemos advertido desde hace algunos años, sobre cómo fortalecer la autonomía e independencia, así como la operación de las Auditorias Superiores de Fiscalización de los estados, que son y pueden ser más eficientes en el combate a la corrupción, a través de la vigilancia del gasto público, los ingresos y la deuda de estados y municipios, sobre todo con una estrecha coordinación con la Auditoria Superior de la Federación.

Las Autoridades Superiores de los Congresos Locales, con la Auditoria Superior de la Federación, constituyeron desde 1983, la ASOFIS, que es la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y control Gubernamental. Con las reformas de 2015 se da base legal a su existencia y así ambas forman parte del Sistema Nacional de Fiscalización, con la secretaria de la Función Publica y las contralorías de las entidades federativas.  

La ASF participa así en los tres sistemas, pero para fortalecer su participación, necesitamos mejorar la percepción de los entes fiscalizadores locales ante los ciudadanos, esto es entidades de fiscalización locales fuertes, con autonomía de gestión, con independencia de las autoridades estatales, lo que incluye la autonomía presupuestal, que es fundamental para ello.

Su tiempo de permanencia es de periodos no menores de siete años de acuerdo al artículo 116, fracción segunda, de nuestra Constitución Política. En seis estados el tiempo es de ocho años, pero en otros, renuncian o los presionan para que se vayan antes de tiempo, cuando cambian los gobiernos estatales y hay métodos de todos los colores.

Hay casos diferentes, los menos, donde los auditores superiores se han mantenido tiempo, aun con cambios de gobierno. Por ello la preocupación respecto al cumplimiento de la permanencia en el cargo de los auditores superiores estatales, porque a veces parece que algunos gobernadores nuevos, quieren un auditor a modo, por supuesto que hay excepciones, cuando lo sano es que sea profesional e independiente.

En las visitas que realizo a las mismas en los estados, hemos encontrado mis compañeros y yo, gran entusiasmo entre los trabajadores de las auditorias locales, experiencias exitosas, que se socializan en las reuniones regionales de ASOFIS, como el encuentro regional que hoy se da en Tabasco con la participación de la auditoria de gasto federalizado, en un proceso de capacitación a cuatro estados. Iniciaremos pronto una evaluación de los sistemas de fiscalización estatales, como hicimos con el diagnóstico integral de las finanzas estatales, hace algunos años.

Sobre el tiempo de permanencia de los tres últimos auditores en cada estado, solo en algunos, el tercer auditor terminó su ciclo de 84 meses. Y aún persiste esa inestabilidad hasta el día de hoy, con excepciones como las comentadas e incluso algunos han sido reelectos.

La fragilidad de la estabilidad laboral de algunos de ellos ha sido notable, sobre todo en los cambios de administración estatal o cuando quieren ser rigurosos con su trabajo, y si se han dado muchas formas para obliga a renunciar a estos auditores.

Por ello, en las conclusiones del foro de la Comisión de Vigilancia, se señala la importancia “de mejorar y diseñar un nuevo status para la fiscalización en las entidades federativas, para evitar que sean objeto de presiones indebidas, tanto de naturaleza política como financiera – añadiría presupuestal- y administrativas que puedan imitar la labor fiscalizadora”.

De ahí la importancia de explorar la federalización de las auditorias superiores estatales.

brunodavidpau@yahoo.com.mx

Compartir