Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

A cuatro días de cumplir un año de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló cinco eventos dolorosos y dos materias pendientes, como autobalance de su administración.

Pese a dichos evento, el mandatario aseguró que hay confianza entre la gente y que lo demuestran las encuestas. Sin embargo, de acuerdo con la encuestadora De las Heras Demotecnia, a partir del “Culiacanazo”, la buena imagen del Presidente comenzó a caer.

“Hasta en lo económico, la gente expresa que le está yendo bien y que les va a ir mejor. Nosotros vamos a estar a la altura de las circunstancias, siempre”, aseguró el tabasqueño en su conferencia mañanera.

De los cinco problemas, el más grave, el que más le ha dolido, señaló López Obrador, ha sido la explosión de una toma clandestina en un ducto de Pemex, en Tlahuelipan, Hidalgo, que dejó a 132 personas sin vida. “Fue lamentable, lo que más nos afectó”.

Otro de los eventos graves, pero “no así, fuertes”, fue la imposición de aranceles a productos mexicanos que amenazó Donald Trump con imponer ante las caravanas migrantes que cruzaban por nuestro país. “fue un momento delicado, pero salimos bien, cumplimos con los compromisos”, señaló.

Lo que calificó como la guerra más breve de la historia, fue el llamado “jueves negro”, el caos generado en Culiacán, Sinaloa, ante la detención de Ovidio Guzmán Loera, presunto jefe del Cártel de Sinaloa. “Una guerra de cuatro horas, fue también complicado”.

Al hacer una pausa, el mandatario pidió ayuda de los periodistas para recordar otros eventos que marcaron el primer año bajo la administración lopezobradorista. Y aunque entre las opciones se encontraban los asesinatos de periodistas y feminicidios, López Obrador recordó a los LeBaron.

“Esta lamentable tragedia de la familia LeBaron, la pérdida de la vida de tres mujeres y seis niños, fue muy fuerte y estamos actuando para esclarecer los hechos para que haya justicia, estamos trabajando en eso”, advirtió.

Por último, recordó que otro de los casos que causó caos y críticas a su gobierno fue la decisión de brindar asilo político al expresidente de Bolivia, Evo Morales. “Fue una decisión que se tomó, pero también oportuna, apegada a nuestra política exterior, de proteger a perseguidos políticos, de proteger a quienes son acosados y pueden ser agredidos”.

López Obrador señaló que su administración mantiene una asignatura pendiente: la inseguridad. Causada porque anteriores gobiernos la dejaron crecer, se utilizó una estrategia equivocada y actualmente se sigue padeciendo.

“Cuando llegamos ya estaban las bandas, no surgieron el primero de diciembre. Nada más dieron un garrotazo al avispero, a lo tonto”, criticó el mandatario, que señaló que sólo ocupará un año más para dejar sentabas las bases de la transformación del país.

Compartir