Compartir

Bet-biraí Nieto, María Idalia Gómez, Olinka Valdez y Jonathan Nácar

Un sabor morisco y andaluz baña a Marbella. Sus calles son impecables, estrechas y serpenteantes con caminos de adoquín. Muchos de sus habitantes viven en mansiones de tres plantas; las residencias tienen terrazas con vista al mar, piscina incluida y suites enormes con exquisito diseño. El actor Antonio Banderas, el cantante Julio Iglesias y hasta el príncipe Mohammad bin Salman de Arabia Saudita tienen sus casas de verano en esta ciudad de la costa occidental del Mediterráneo. El valor del metro cuadrado representa cinco mil 600 euros porque es la joya de la Costa del sol de la provincia de Andalucía. Aquí, en este lujoso sitio, fue detenido el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

›La captura fue rápida. Un operativo coordinado entre la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) —cuerpo especial de la Policía Nacional española, de la Comisaría General de Policía Judicial dedicadas a la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado— y el Grupo de Localización de Fugitivos de la corporación con sede en Madrid.

Los primeros datos obtenidos por ejecentral señalan que Lozoya fue sorprendido, estaba solo y durante su traslado se mostró tranquilo.

Marbella, como lo describe Victoria Bayona, redactora del diario Málaga Hoy, es un pueblo frente al mar en donde se hace una vida social de ostentación. Es “el centro del jet-set”, lugar de vacaciones y veraneo de príncipes, millonarios o artistas. Aquí imperan los deportes marinos y paseos en yate, “es un sitio muy similar a Mónaco”.

Según la relatoría de periodistas entrevistados por este periódico, el operativo para la detención de Lozoya Austin, que obedeció a una orden internacional de extradición, fue coordinado por la Dirección General de la Policía Nacional de España, adscrita al Ministerio del Interior con sede en Madrid. Este jueves será presentado a la Audiencia Nacional para que conozca los detalles de la acusación y se defina si permanece preso, o no, durante el proceso.

El director general de Pemex (del 4 de diciembre de 2012 al 8 de febrero de 2016) en el gobierno de Enrique Peña Nieto, y licenciado en Economía y Derecho por el ITAM y la UNAM, respectivamente; también tiene una maestría en Administración Pública y Desarrollo Internacional por la Universidad de Harvard, al parecer tenía un mes en Marbella, manteniendo muy bajo perfil.

Buenos tiempos. En la imagen aparece Lozoya (círculo) en una reunión con el entonces presidente Enrique Peña Nieto y el presidente del Consorcio Español ACS, en Los Pinos, el 9 de julio de 2013.

Siguiendo el rastro

Pasaron 260 días desde que en México se confirmó la primera y hasta ahora única orden de aprehensión contra Lozoya. La Fiscalía General de la República acusa al exfuncionario de delincuencia organizada, cohecho y lavado de dinero.

Fue el 28 de mayo de 2019, cuando se confirmó la noticia de que un juez había concedido la orden de aprehensión en contra de Emilio Lozoya, como de Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México (AHMSA). Aquel día se confirmó la detención en Palma de Mallorca, España de este último, señalado en la indagatoria que la FGR y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), por irregularidades y el presunto lavado de dinero que implicó la venta a Petróleos Mexicanos de la planta Agro Nitrogenados.

Un día antes de que trascendieran las órdenes de captura contra ambos, la UIF que encabeza Santiago Nieto Castillo, confirmó el congelamiento de cuentas bancarias de Lozoya, así como del dueño de AHMSA luego de que en el sistema financiero tanto nacional como internacional se detectaron “múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presumen ser derivados de actos de corrupción”, informó la dependencia en un comunicado del 27 de mayo pasado.

Este miércoles, a las 10:53 de la mañana —hora de México— en Twitter, la Policía Nacional española publicó la fotografía de la licencia de conducir de Emilio Lozoya, con el rostro difuminado y señalando que la detención sucedió en las inmediaciones de una urbanización de Málaga.

La corporación detalló que las autoridades mexicanas solicitaron su apoyo desde mayo del año pasado como “presunto responsable de un entramado de corrupción”, por actividades realizadas durante los años 2012-2013, cuando se desempeñó como director de Petróleos Mexicanos. 

Las investigaciones para localizarlo, informó la Policía Nacional, tardaron nueve meses, hasta que a principios de este año, sin precisar la fecha, “se pudo situar al prófugo en la provincia de Málaga”. 

Cuentas pendientes

Con base en las indagatorias que ha llevado la FGR y las denuncias presentadas por la UIF contra a Emilio Lozoya, se advierte que antes de ser director de Pemex y durante su gestión, presuntamente cometió varios delitos:

Entre 2012 Y 2014 recibió de la firma brasileña Odebrecht más de 12 millones de pesos para la campaña de Enrique Peña Nieto, a cambio de contratos.

En Brasil, a través de varios testimonios que obtuvo la FGR de funcionarios de Odebrecht: Luis Alberto de Meneses Weyll, director en México; Luiz Antonio Mameri, vicepresidente en América Latina e Hilberto da Silva, jefe del Departamentos de Operaciones Estructuradas, señalaron al exdirector de Pemex como el facilitador para obtener contratos para la refinería Miguel Hidalgo, en Tula.

En reacción a la detención de Emilio Lozoya, Santiago Nieto declaró que aún hay pendientes al menos dos casos más en contra del exdirector de Pemex que no han podido ser judicializados.

Un tercer caso sobre la probable responsabilidad del exfuncionario en la compra de un astillero en España que tuvo pérdidas por 50 millones de euros.

Una cuarta indagatoria por 83 millones de pesos, en un caso similar a la llamada Estafa Maestra, del cual dijo Peña Nieto: “Estamos revisando otros casos similares para saber el monto total”.

SALTO DE MATA. ejecentral ha documentado los casos de corrupción que han envuelto a Emilio Lozoya siendo director de Pemex.

Compartir