Compartir

Juan Carlos Rodríguez

Si el orden en que se sentaron los secretarios de Estado durante la ceremonia por el Primer Informe de Gobierno, en Palacio Nacional, es el reflejo de las prioridades, la estrategia y los afectos de Andrés Manuel López Obrador, entonces la revelación del día fue Irma Eréndira Sandoval, titular de la Función Pública.

La acapulqueña estuvo en la primera línea, sólo después de los tres secretarios más importantes operativamente para el Presidente: el de Defensa, Luis Cresencio Sandoval; de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y de Hacienda, Arturo Herrera.

La cuarta silla fue para Irma Eréndira, a quien el Presidente le ha llegado a llamar cariñosamente “hija”, según fuentes del gabinete presidencial. Sobre los hombros de esta doctora en Ciencia Política está la tarea de conducir la lucha anticorrupción, promesa con la que López Obrador ganó la elección de 2018, pero también es la más aguerrida del gabinete para defender los postulados de la Cuarta Transformación y se bate a duelo con todo aquel que pone en duda la integridad del mandatario.

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros es la gladiadora del equipo presidencial y por eso el domingo estuvo mucho más cerca del poder presidencial que Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, quien se quedó a la orilla de la primera fila, o que Alfonso Durazo, titular de Seguridad y Protección Ciudadana, quien alcanzó lugar en la segunda hilera.

Hasta hace un año, la Secretaría de la Función Pública (SFP) parecía más una institución en vías de extinción; la falta de una reforma legal que le permitiera convertirse en Fiscalía Anticorrupción hizo a que durante la mitad del sexenio pasado, la dependencia estuviera a dirigida por un “encargado de despacho”, y sólo retomara fuerza con la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, pero sin que contara con la voluntad política de todos los integrantes, incluidos los grupos de la sociedad civil. Hoy es para la estrategia de López Obrador una instancia muy útil.

“Si me piden que exprese en una frase cuál es el plan del nuevo gobierno, respondo: acabar con la corrupción y con la impunidad”, dijo AMLO en su informe.

“Si me piden que exprese en una frase cuál es el plan del nuevo gobierno, respondo: acabar con la corrupción y con la impunidad”, dijo López Obrador durante el discurso por el Primer Informe de Gobierno.

Es decir, el trabajo de la doctora Sandoval —como le gusta que la llamen— es más relevante en estos tiempos que el que se haga en Educación, Desarrollo Rural, Medio Ambiente, Comunicaciones y Transportes, Turismo, Trabajo, Economía y Cultura, cuyos titulares fueron ubicados en la segunda fila.

En sus redes sociales, arena en la que Irma Eréndira es implacable contra quienes critican el rumbo de la 4T, la funcionaria posteó una foto en la que se aprecia, altiva, en imagen y palabras, en la primera división del gabinete.

“Cumplimos en tiempo y forma con nuestra obligación de rendir cuentas a los ciudadanos y al Congreso de la Unión. La @SFP_mx logró combatir de raíz la corrupción. #PrimerInformeAMLO #AMLOExitoPresidencial @lopezobrador_ @GobiernoMX”, escribió en Twitter.

Irma Eréndira parece haber entendido una máxima de la Cuarta Transformación: al Presidente se le conquista por el oído.

›Si el mandatario percibe que uno de sus colaboradores ha interiorizado la narrativa sobre el combate a la corrupción como la vía para dignificar la política, la austeridad como forma de vida y de gobierno o el reparto de apoyos como ruta para alcanzar el bienestar y el desarrollo, ese alguien ya tiene las consideraciones del tabasqueño.

Bajo esa lógica, la secretaria de la Función Pública no ha dudado en enfrentarse a los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, al consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, a la politóloga Denise Dresser, a caricaturistas, periodistas y demás usuarios que están en desacuerdo con la ruta que lleva el país. Y por qué no, ella asumió desde un principio que formaba parte del equipo triunfador.

La secretaria más… popular

De las siete mujeres que integran el gabinete legal de López Obrador, Sandoval Ballesteros es la que causa mayor controversia en redes sociales, pero también la que suscita más curiosidad en internet.

La herramienta Google Trends, que identifica los temas más solicitados en la web, arroja que la secretaria de la Función Pública suscita más búsquedas que sus colegas de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; de Energía, Rocío Nahle; del Trabajo, Luis María Alcalde; de Cultura, Alejandra Frausto; del Bienestar, María Luisa Albores, y de Economía, Graciela Márquez.

Al revisar las búsquedas que los usuarios de Google realizaron entre el 1 de diciembre de 2018 y el 3 de septiembre de 2019, el primer lugar lo tiene Irma Eréndira con un promedio de 19 puntos (récord nada despreciable si se considera que el promedio de López Obrador en ese mismo lapso fue de 35 puntos), seguido por Sánchez Cordero con 16 puntos, Alcalde con nueve, Frausto con ocho, Nahle con siete, Albores con cuatro y Márquez con tres. 

Hasta diciembre de 2017, cuando López Obrador anunció al que sería su gabinete en caso de ganar las elecciones, Irma Eréndira Sandoval era conocida principalmente en el ámbito académico, aunque ya había sido diputada constituyente de la Ciudad de México con los colores de Morena.

Por ello, el periodo en que el nombre de la secretaria de la Función Pública propició más búsquedas en internet fue del 2 al 22 de diciembre (alcanzó 80 puntos de 100 posibles), cuando los mexicanos querían saber quién era la persona que se encargaría de materializar la promesa con la que el tabasqueño conquistó el voto.

Después de esa ocasión, la semana en que la titular de la SFP fue rastreada con mayor avidez por los usuarios de internet fue entre el 14 y el 20 de julio, fechas que coinciden con la aparición de la polémica foto de cuerpo entero en la que la funcionaria luce como en pasarela, lo que le valió acusaciones de utilizar las cuentas oficiales de gobierno para promocionar su imagen.

“En el gobierno de @lopezobrador_ no se toleran los conflictos de interés. Quien los tenga no puede ni debe trabajar en el gobierno de la #4T. Los trabajos del equipo liderado por la secretaria @Irma_Sandoval dan otro fruto rumbo a la nueva ética pública”, escribió la dependencia en su cuenta de Twitter @SFP_mx.

›El mensaje fue escrito la noche del 12 de julio, minutos después de que Carlos Lomelí, delegado del gobierno federal en Jalisco, renunciara al cargo para responder a las acusaciones de un supuesto conflicto de interés en licitaciones de medicamentos. Es decir, dio la impresión de que Sandoval se estaba colgando esa medalla.

Instantes después, el monero Hernández encendió la mecha al postear la siguiente provocación: “¿Y sí toleran la promoción personal desde las cuentas oficiales del gobierno?”, la cual tuvo mil 600 retuits y más de seis mil “me gusta”.

Al día siguiente, Sandoval se sacó la espina y publicó una respuesta que salpicó a más de uno. “¿Mejor también cancelemos las mañaneras por ser ‘promoción personalizada’ y todas las fotografías de eventos del gobierno, verdad amigo? Tu lógica es la de Córdova, Murayama y De Mauleón. La próxima me pongo una Burqa. Cómo les duele, hasta a los amigos, que #AvanzaLa4T”, tuit que desató más de cuatro mil comentarios, mil 400 retuits y tres mil 900 “me gusta”.

Ante las alusiones personales, ese mismo día el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, publicó en su cuenta de Twitter una carta en la que se dice extrañado por la agresión “sin razón o causa” y llama a la funcionara a elevar el nivel del debate.

Vigilancia. Al menos 25 mil denuncias ciudadanas ha recibido la SFP en los últimos nueve meses, lo que significa un aumento de más de 40% respecto a las recibidas el sexenio anterior. 

El mensaje de Irma Eréndira que más resonancia ha tenido en la red social es el posteado el 4 de agosto, cuando respondió un comentario del expresidente Calderón, en el sentido de que sus dos hermanos (Amílcar y Netzaí) y su esposo John Ackerman trabajan en la administración pública federal, lo que podría configurar un caso de nepotismo.

“Me acusa @FelipeCalderon de pertenecer a una familia de lucha. @Netzai_Sandoval @SanAmilcar y @JohnMAckerman han logrado sus posiciones por méritos propios y gracias a décadas de estudio y de lucha al servicio de la patria, no por fraudes y complicidades como él y su familia”, escribió la funcionaria, lo que generó más de tres mil comentarios, tres mil 500 retuits y ocho mil 300 “me gusta”.

Ackerman se sumó a la controversia y posteó el siguiente mensaje: “El odio de @FelipeCalderon hacia la familia Ackerman/Sandoval se explica porque @Netzai_Sandoval @Irma_Sandoval @SanAmilcar y un servidor lo denunciamos en @IntlCrimCourt en 2011 por su complicidad con crímenes de lesa humanidad, expediente todavía abierto en La Haya”.

El debate fue completado por Pablo Amílcar Sandoval, hermano de Irma Eréndira y actual delegado del gobierno federal en Guerrero para administrar los recursos para programas sociales. “Si fuera un buen abogado @FelipeCalderon sabría lo que es el nepotismo. Evidencia su envidia ante una brillante funcionaria como @Irma_Sandoval y su rencor (o temor) por la denuncia que interpusimos en Corte de La Haya @IntlCrimCourt  por crímenes de lesa humanidad”.

Hija de tigre

Irma Eréndira Sandoval nació en Acapulco, Guerrero, en abril de 1973, pero desde muy pequeña fue llevada junto con sus hermanos a la Ciudad de México, pues las actividades sindicales y de izquierda de su padre, Pablo Sandoval Ramírez, ponían en riesgo la integridad de los pequeños.

Sandoval Ramírez fue diputado federal en la célebre Legislatura LVII —en la que por primera vez el PRI no tuvo mayoría—, presidente del Congreso de la Unión en 1998 y fundador el PRD en Guerrero.

En los setenta fue secretario general de la Unión Sindical de Catedráticos de la Universidad Autónoma de Guerrero (actual STAUAG) y consejero universitario. 

Fue dirigente estudiantil en 1968 y participó de forma destacada en el movimiento de 1971.

En 1970, en la Universidad Nicolaita de Michoacán, Sandoval Ramírez obligó al entonces candidato Luis Echeverría a guardar un minuto de silencio por los estudiantes caídos en la masacre de Tlatelolco en 1968, lo que estuvo a punto de costarle la candidatura a Echeverría, por que de los militares  no vieron con buenos ojos ese gesto.

›Es probable, entonces, que lo testaruda le venga de familia a Irma Eréndira Sandoval. El 30 de agosto pasado, la funcionaria sostuvo una fuerte discusión con la politóloga Denise Dresser, quien un día antes pegó un gif burlón acompañado del mensaje: “Cuando ves a la secretaria de la Función Pública @Irma_Sandoval descrita como ‘implacable’, defender a #ManuelBartlett porque compró las propiedades que no incluyó en su declaración patrimonial ‘cuando no era funcionario. #Selectivamente- Implacable”.

Sandoval, que es de mecha corta, no se quedó con las ganas y respondió: “Estimada @DeniseDresserG, tú como nadie sabes que ‘no todo el que tiene (dinero) es malvado’, como bien dice nuestro señor presidente @lopezobrador_ ¿O ya es pecado vivir en Las Lomas o Polanco de acuerdo con tu nuevo “código de ética”? Se te van a enojar tus amigos”.

La secretaría de la Función Pública sabe del poder de las redes sociales y del impacto que éstas pueden tener para impulsar una causa, ganar reflectores o afectar a los adversarios políticos. En uno reciente, al día siguiente del Primer Informe de Gobierno, Sandoval se volvió tendencia al anunciar que la SFP había denunciado 33 casos de corrupción, entre ellos la Casa Blanca del expresidente Enrique Peña Nieto. También incendió las redes cuando reprodujo la frase de López Obrador sobre la oposición moralmente derrotada y agregó que “el pueblo está feliz, feliz, feliz”.

Inédito. Por primera vez en la historia, dijo Sandoval, se hizo público el 100% de las declaraciones patrimoniales y de conflicto de intereses de todos los miembros del gabinete legal y ampliado. 

La mayoría de los integrantes del gabinete usan los medios digitales primordialmente para informar sobre sus actividades oficiales, pero Sandoval se ha distinguido por hacer suyos los postulados de la Cuarta Transformación, lo que le ha valido ásperos debates con los detractores del presidente.

El 12 de agosto, por ejemplo, desató una discusión con más de tres mil comentarios al escribir: “Respetuoso llamado del Presidente @lopezobrador_ a los medios y periodistas para NO difamar, ni desinformar, se lastima a la sociedad y la democracia. Quienes lo acompañamos en su gobierno apoyamos esta fraternal convocatoria. @SFP_mx @GobiernoMX

El 19 de junio, Sandoval se volvió tendencia al revelar que el durante el gobierno del presidente Felipe Calderón se destruyeron expedientes que involucraban al expresidente Vicente Fox en supuestos actos de corrupción. 

¿Qué tan rentable le resulta al presidente López Obrador tener una funcionaria poco discreta y bravucona? Eso es un enigma, pero el mandatario la mantiene cerca. Con frecuencia es invitada a las conferencias mañaneras para anunciar el lanzamiento de programas contra la corrupción o para informar sobre el avance de sus investigaciones. Además, inesperadamente aparece junto al mandatario en actos públicos, como sucedió en abril pasado, cuando subió a un carro militar, junto con los titulares de Sedena y Marina, en la inauguración de la Feria Aeroespacial México 2019.

Pero también tiene sus riesgos. El 27 de enero de 2017, cuando todavía era diputada constituyente de la Ciudad de México, escribió un tuit en el que decía: “Ahora resulta que Carlos Slim es un héroe, su millonaria fortuna es producto de la peor corrupción criminal: la de Salinas”. Como si fuera un bumerán, el mensaje le fue recordado en días recientes, luego de que el dueño de grupo Carso se presentara en una conferencia mañanera y sellara un pacto con López Obrador para destrabar la construcción de gasoductos en la frontera norte del país, y el Presidente lo reconociera públicamente.

Poco conocida, pero con buena reputación

Irma Eréndira Sandoval es una tuitera compulsiva. Después de Miguel Torruco, secretario de Turismo, es la integrante del gabinete de López Obrador que más mensajes postea en la red social.

Mientras que el primero tiene más de 32 mil tuits y más 97 mil 400 seguidores, Sandoval tiene poco más de 15 mil 700 mensajes y 120 mil seguidores, hasta el 11 de septiembre de este año. Es decir, la titular de la SFP escribe más textos que los dos millennials del equipo presidencial: Luisa María Alcalde (cuatro mil 259 tuits) y Román Meyer Falcón (dos mil 947 tuits).

Además de informar sobre sus reuniones cotidianas, Sandoval se esmera en publicitar sus acciones al frente de la secretaría, tales como el programa de Alentadores Ciudadanos, las auditorías e investigaciones emprendidas contra personajes del sexenio anterior (Rosario Robles, Emilio Lozoya, Enrique Peña Nieto), el Padrón de Integridad Empresarial y las declaraciones patrimoniales de los integrantes del gabinete.

Incluso fue la primera en difundir su primer informe de labores, después de que se entregara en el Congreso el documento de todo el gobierno.

Buena parte de los mensajes los dedica a impulsar las ideas del presidente López Obrador y a responder a quienes cuestionan su imparcialidad al frente de la dependencia. Pese a ese nivel de exposición en redes sociales, Sandoval Ballesteros es la integrante del gabinete menos conocida.

›De acuerdo con una encuesta realizada esta semana por la empresa Enkoll, la titular de la SFP tiene un nivel de conocimiento de 12%, muy por debajo de los números que tienen Marcelo Ebrard (63% de los encuestados lo conoce), Esteban Moctezuma (37%), Manuel Bartlett (36%), Alfonso Durazo (34%) y Olga Sánchez Cordero (32%).

Sandoval comparte el fondo de la tabla con Luisa María Alcalde (16% de los entrevistados la conoce), María Luis Albores (16%), Rocío Nahle (16%) y Arturo Herrera (18%), según los datos de Enkoll.

Pese a ser poco conocida, Irma Eréndira tiene una ventaja sobre todos sus compañeros de gabinete: es quien tiene la mejor reputación.

La encuesta de Enkoll revela que 60% de los entrevistados tiene una “muy buena o buena” opinión de ella, 24% “regular” y 8% “mala o muy mala”, lo que le da un saldo de opinión de 52 puntos.

La titular de la Función Pública tiene la mejor imagen entre los miembros del gabinete, pese a que es acusada de negarse a investigar las presuntas omisiones en que incurrió el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, al no reportar propiedades inmobiliarias en su declaración patrimonial; pese a los señalamientos de nepotismo porque sus dos hermanos trabajan en la administración pública federal, y que no indagó el supuesto conflicto de interés de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, el cual fue denunciados por el exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, al momento de renunciar.

Después de Irma Eréndira Sandoval, los secretarios con mejor imagen son María Luisa Albores, titular de Bienestar, con un saldo de 51 puntos; Arturo Herrera, de Hacienda, con 50 puntos; Esteban Moctezuma, titular de la SEP, con 49 puntos, y Luisa María Alcalde, del Trabajo, con 47 puntos.

Los funcionarios peor vistos por los ciudadanos son Bartlett (24 puntos), Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (28 puntos), Alejandro Gertz, fiscal general de la República (30 puntos) y Zoé Robledo, director general del IMSS (34 puntos).

La buena imagen de Irma Eréndira Sandoval se confirmó el pasado 6 de agosto, cuando el diario El Universal y la Central de Inteligencia Política (CIP) publicaron un análisis cualitativo sobre la cobertura que los medios de comunicación hacen de las actividades de los integrantes del gabinete de López Obrador.

La mayoría de los secretarios usan las redes para informar sobre sus actividades oficiales, pero Sandoval también divulga los postulado de la 4t.

El canciller Marcelo Ebrard es quien tiene los mejores registros, pues no sólo tuvo la mayor cantidad de menciones en julio, sino que tiene 62% de éstas fueron positivas, 31% neutrales y 7% negativas. En segundo lugar está la titular de la SFP, con 42% de menciones positivas, 53% neutrales y sólo 5% negativas.

De acuerdo con el rotativo, los secretarios con la peor cobertura mediática fueron Rocío Nahle (53% de menciones negativas), Arturo Herrera (51% de menciones adversas) y Alfonso Durazo (con 57% de menciones negativas). 

Un “espontáneo” recibimiento 

En la página 2 del Primer Informe de Labores de la Secretaría de la Función Pública, entregado el domingo pasado, hay una foto que revela la personalidad de Irma Eréndira Sandoval.

Ataviada con blazer rosa y pantalón negro, la funcionaria aparece con un megáfono en mano y hablando a decenas de trabajadores de la dependencia, quienes se concentraron en la recepción del edificio para recibirla el 3 de diciembre de 2018, primer día hábil del nuevo gobierno.

Quienes no conocen la historia de la imagen, podrían deducir que se trata de una mujer con liderazgo y de un ejército de empleados que la escuchan con atención. Sin embargo, quienes estuvieron presentes ese día contaron a ejecentral que la gente de confianza de Sandoval se adelantó a la sede para pedirle a los trabajadores que era necesaria su presencia en la planta baja.

Mientras esta maniobra se realizaba, la funcionaria esperaba afuera del inmueble. Cuando le avisaron que ya había bajado la mayoría de los empleados, Sandoval entró al edificio y su personal de confianza comenzó a aplaudir, gesto que replicó el resto de los asistentes, más por compromiso que por convicción.

“Ya ganamos”, gritó la secretaria. “Ahora deseo que trabajen pensando en que el pueblo exige un cambio”. Sandoval cuenta con frecuencia la anécdota, pero lo refiere como si hubiera sido un acto espontáneo, cuando en realidad se trató de un acto calculado.  

La académica antineoliberal

Irma Eréndira Sandoval habla el mismo idioma que López Obrador. Desde la academia, donde sus líneas de investigación son combate a la corrupción estructural, transparencia, acceso a la información y gobierno abierto, la secretaria de la Función Pública ha sido una crítica de la política neoliberal, de los rescates bancarios como el Fobaproa y del andamiaje institucional que facilita el mal uso de los recursos públicos.

“El neoliberalismo no es un proyecto económico con repercusiones políticas, sino un proyecto político de consecuencias económicas que amenaza con desdibujar los tenues logros de la democracia mexicana”, escribe Sandoval en el libro “Crisis, rentismo e intervencionismo neoliberal en la banca (1982-1999)”, publicado en 2011 por el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, donde es investigadora con licencia.

“Los continuos rescates e intervenciones a favor de los empresarios vinculados al poder han puesto de manifiesto que las políticas neoliberales de ninguna manera implican el retiro del Estado, sino que cada día precisan de mayor respaldo gubernamental”, agrega Sandoval, quien tiene dos licenciaturas (Economía y Sociología), dos maestrías (Estudios Latinoamericanos y Ciencia Política) y un doctorado (Ciencia Política).

Personal del IIS la identifican como una mujer de convicciones, con ideología de izquierda y muy crítica del neoliberalismo, aunque aclaran que nunca involucró su militancia política con su actividad académica, en la que tiene los más altos estándares de calidad, pues tiene el nivel 3 en el Sistema Nacional de Investigadores y la categoría “D” en el PRIDE de la UNAM.

“Es una mujer que sabe tender puentes sin perder su esencia”, comenta Manuel Perló Cohen, quien fue director del IIS entre 2012 y 2017, periodo de gran productividad para Irma Eréndira Sandoval.

“Cuando ella entraba a mi oficina siempre traía proyectos de gran calado; y no sólo eso, además había hecho las gestiones para obtener el financiamiento”, recuerda Perló, y agrega que sus congresos y seminarios siempre contaron con la presencia de referentes importantes a escala internacional. 

Compartir