Foto: Diego Simón Sánchez /Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Con el fin del programa Próspera cerrarían 300 unidades de medicina urbana, sin embargo el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, informó que se hará un estudio de unidades de medicina urbana que podrían permanecer abiertas.

El criterio para que las unidades permanezcan abiertas es que se encuentran en aquellos lugares donde no existan opciones de atención médica a menos de 30 minutos a la redonda, detalló del funcionario.

Entrevistado al término de la reunión de gabinete con el presidente Andrés Manuel López Obrador, Robledo indicó que en las clínicas del IMSS-Bienestar que atiende a la población abierta, había personal médico contratado por honorarios y “muchos de ellos ya estaban venciendo sus contratos y la fuente de ingreso era el programa Prospera”.

Robledo dijo que el personal que laboraba en esas clínicas no será recontratado por honorarios sino que se busca darles una plaza.

“Estamos buscando qué forma tenemos con estos doctores, reitero, que no son del servicio ordinario ni del IMSS-Bienestar, sino que estaban contratados por honorarios, para ofrecerles plazas y que nos ayuden. Que nos sigan ayudando ya como doctores de IMSS-Bienestar en unidades de medicina rural”, dijo.

Mientras, Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, dijo que se investigará el cierre de las 300 unidades médicas, pues eso afecta la atención primaria, que es fundamental en esta administración.

“No estoy seguro de que sea así porque realmente son parte de una situación. La primera, más importante, los centros de salud en el IMSS-Bienestar, son los que van a consolidar mucho la atención primaria en salud, hay que analizarlo”, declaró.

NR

ES DE INTERÉS |

Compartir