J. S Zolliker

Mientras en el Reino Unido en la casa de los comunes se define el futuro de la primera ministra Theresa May y el referéndum democrático sobre el Brexit para que el país insular se retire de la Unión Europea…

Mientras en Estados Unidos votan por Trump y por falta de acuerdos democráticos en el Congreso sobre el presupuesto, caen en un “Cierre de la Administración (government shutdown)”, que provoca que se suspendan todos los servicios públicos, menos los esenciales (servicio meteorológico, medicina federal, tráfico aéreo, prisiones y fuerzas armadas)…

Mientras en el Brasil de décadas de crisis económicas deciden elegir al ultraderechista exmilitar de Bolsonaro, quien ha dicho que es partidario de la tortura, antidemócrata, racista y quien cree que algunas mujeres merecen ser violadas y que lo homosexual se “cura” a golpes…

Mientras unos discuten en México sobre la crisis energética desde las tripas y sin blandir argumentos lógicos (nadie en su sano juicio se negaría a perseguir a los ladrones y ni siquiera hay claridad en las cifras, pero el robo del huachicol no parece ser mayor a 5% del total de barriles consumidos en México, lo que haría equivalente a cerrar los ductos, a cerrar una tienda de autoservicio para atender por una ventanilla y perder mucho más de lo que se evita en el robo hormiga)…

Mientras el mundo moderno y liberal está siendo fracturado por la extrema derecha y la extrema izquierda (el espectro político es como una herradura: los extremos prácticamente se tocan entre sí) y mientras hay convulsiones sociales en Francia, en Italia, de gobiernos como en España y en decenas más de países de todo el orbe…

Mientras todos los anteriores amenazan y descalifican entre buenos y malos, entre justos y pecadores, entre prensa auténtica y vendida, entre blanco y negro, y quieren incluso imponer su moral y sus puntos de vista a la ciudadanía…

Mientras todo eso sucede en el mundo real, un huevo (sí, leyó bien, un blanquillo), está “rompiéndola” en internet. ¿Que qué? Eso. Alguien abrió una cuenta en Instagram (el sitio de fotos —propiedad de Facebook— más usado en el mundo) el 4 de enero de este año (sí, hace exactamente trece días) con el fin de poner solamente una fotografía de un huevo y pedirle a la gente superar la foto con mas likes en la red: la de Kylie Jenner presentando a su bebé, con 18 millones de likes (ella es la hermana de Kim Kardashian). Y no sólo lo lograron con rapidez, sino que ya tiene más de 43 millones de likes y no debe tardar mucho triplicar su ventaja.

Mucho nos dice esto de los tiempos que estamos viviendo: la gente en todo el mundo está tan harta del in statu quo ante (el estado en que) están, que quieren protestar y realizar cambios disruptivos. Y qué mejor herramienta para hacerlo, que el internet y las redes sociales que magnifican todo y le dan velocidad impresionante a la información y acciones virtuales que realizamos para cambiar lo que sea, incluso tumbar a las élites humanas de las mismas para erigir en sustitución a un simple huevo.

Atentamente, un consultor virtual.

Compartir