Compartir

Francisco Pazos

franciscopazos@ejecentral.com.mx

> Un bloque integrado por legisladores y los más poderosos industriales exige blindar el mercado energético en el marco de las negociaciones del TLC;
urgen amarrar acuerdos ante la desconfianza que 
despierta un posible triunfo de López Obrador

El sector energético estadunidense, con el apoyo de 625 productores, 60 congresistas y ocho senadores, blindó ya el mercado que está en expansión y que, hasta 2016, le reportó ganancias estimadas en 205 billones de dólares. Y su futuro no será negociable.

Así, desde el Congreso y el Senado de Estados Unidos se definió cuáles son las prioridades en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): desregulación, protección a empresas, fronteras abiertas para energía, la compra de crudo mexicano, la totalidad del mercado de refinados de petróleo, petroquímicos, renovables y otros de manufactura relacionados; así como obtener las mejores condiciones para vender gas natural a nuestro país, a través de una red de ductos transfronterizos que instale Pemex.AngenaImpuestaTLC

Esto es considerado “vital para la seguridad energética y la viabilidad económica estadunidense”.

ejecentral tuvo acceso a dos cartas firmadas por senadores y congresistas en las que a través de seis estrategias de libre comercio, protección y fomento de las inversiones y de la información, dictaron a Robert Lighthizer, el representante Comercial del presidente Donald Trump, la postura que Washington deberá asumir ante sus socios.

Pero la negociación debe ser pronto, porque los productores temen que Andrés Manuel López Obrador asuma la presidencia en 2018, ante el crecimiento de votos que obtuvo Morena, y su discurso se enfoca en echar abajo la reforma energética que abrió el mercado en 2013, y sin ello los empresarios de Estados Unidos saben que sería imposible la expansión del mercando en México.

Aunque podría existir otro escenario en el que el dirigente de Morena podría convertirse en pieza clave en las negociaciones del TLC, según el análisis que Duncan Wood, director del Mexico Institute del Woodrow Wilson Center, expuso ante congresistas miembros del Subcomité para el Hemisferio Occidental, del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso.

Se está presentando (López Obrador) como un candidato que está mucho mejor preparado para negociar con Estados Unidos que el actual gobierno y ha dicho que si quiere renegociar el TLC si realmente quiere restablecer o establecer la igualdad entre México y el Estados Unidos a nivel diplomático, entonces él es tu hombre”, dijo Wood ante el grupo de congresistas.

Para esta negociación no debe existir margen de error. El sector necesita un mercado de fronteras abiertas para comprar crudo mexicano y regresarlo para su venta como productos refinados y petroquímicos, y ofrecer gas natural a México, urgido del producto y capaz de acaparar hasta 10% de la producción anual total de Estados Unidos para 2020.

Aliados en Capitol Hill

Durante 23 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el sector energético comenzó a tejer redes de infraestructura y cadenas comerciales con Canadá y de manera limitada con México hasta 2013, cuando las reformas estructurales de la administración de Enrique Peña Nieto detonaron el flujo de inversiones y productos de este sector al territorio nacional.

Asegurar esos flujos comerciales es una prioridad para el sector estadunidense.

Al igual que el sector automotriz, los productores energéticos son primordiales en el flujo económico, político y estratégico de Estados Unidos. Según el Informe 2017 sobre el Estado de la Energía en ese país, elaborado por el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en  inglés), el sector produce dos mil 265 billones de litros de gas natural y cerca de nueve millones de barriles de crudo al día. Frente a la negociación formal que anunció la Casa Blanca, cientos de productores en Estados Unidos, principalmente de crudo, gas natural y refinados, consolidaron a través de cabildeos en los congresos una alianza legislativa que presione a la Casa Blanca en las negociaciones con sus dos socios comerciales. El primero en mover su apoyo y presionar a Lighthizer y a su equipo en la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), fue el Congreso, con una primera carta que envió el 30 de mayo pasado, al embajador comercial de Trump. Sólo 15 días después de que asumiera formalmente su cargo.

En total, 60 congresistas republicanos y demócratas
hicieron pública a la Casa Blanca su postura de cara a la modernización del TLCAN, con el libre comercio como base.

Los congresistas firmantes pidieron a la USTR que reconozca la importancia de “mantener, y en la medida de lo posible, mejorar” las políticas relativas a la libre circulación de crudo, de productos refinados de petróleo y de gas natural, como la base del modelo de mercado energético transnacional.

La segunda prioridad fue enfocada en garantizar que los productos energéticos queden exentos de cualquier imposición arancelaria, ante las amenazas del presidente Trump por establecer tarifas arancelarias a los bienes que México importa a Estados Unidos.

Por último, el grupo de legisladores consideró que se debe garantizar la protección de la propiedad intelectual estadunidense, vinculada a la explotación, producción y refinamiento de energéticos, así como la expansión de la industria estadunidense en los mercados canadiense y mexicano.

En el documento, los legisladores firmantes argumentaron que la competitividad económica en el mercado de ese país, así como su seguridad energética, no sólo de Estados Unidos, sino de la región, dependen de las políticas enumeradas en el documento dirigido a Lighthizer.

Los mercados energéticos de América del Norte están profundamente integrados y son interdependientes, con infraestructura que incluye ductos y líneas de transmisión eléctrica que cruzan las fronteras de Estados Unidos, México y Canadá en repetidas ocasiones. Mantener un libre flujo de energía entre las tres naciones es vital para la seguridad energética y la viabilidad económica estadunidense”, advierte la carta del Congreso.

Protección a empresarios

Con una diferencia de nueve días respecto a la misiva enviada por el Congreso, un grupo de ocho senadores encabezados por el republicano John Cornyn y la demócrata Heidi Heitkamp respaldó con una nueva misiva dirigida al titular de la USRT, las prioridades que desde la Cámara de Representantes fueron planteadas para negociar el mercado energético trilateral.

En la misiva, fechada el 8 de junio pasado, los senadores especificaron como prioridad que el libre comercio de bienes, no sólo debe garantizarse para los productos del petróleo, gas natural y eléctricos, sino para la totalidad del mercado de refinados de petróleo, petroquímicos, renovables y otros de manufactura relacionados.

Insistieron en la necesidad de mantener fuera del cobro arancelario todas las exportaciones e importaciones entre las tres naciones, y la necesidad que desde la Casa Blanca no se entorpezcan las inversiones estadunidenses en los mercados vecinos y sí se privilegien procesos con “licitaciones competitivas y transparentes para la obtención de licencias, así como de mano de obra y de materiales”.

Al respecto, el Senado consideró, como la cuarta prioridad en la agenda de negociación del TLCAN, que también se asegure la protección a los inversionistas estadunidenses en México y Canadá, con el amparo de las leyes y las prácticas laborales y de competencia de ese país.

Finalmente, plantearon la necesidad de que la propiedad intelectual estadunidense quede bajo protección del gobierno estadunidense; así como la garantía del libre flujo de información entre los socios comerciales.

El TLCAN ha jugado un rol estratégico en los mercados norteamericanos de electricidad, energías renovables, petróleo y gas natural”, cita la carta enviada a Lighthizer, y agrega que estos sectores han logrado una profunda integración que depende de una “red vital de infraestructura” que recorre los tres países.

Las seis estrategias definidas por los legisladores recibieron de inmediato el apoyo de la API, que se pronunció un día después, el 9 de junio, a través de un comunicado, en el que recordaron que mantener el acuerdo comercial trilateral fortalecerá a una industria que aporta 9.8 millones de puestos de trabajo y 8% del valor total del Producto Interno Bruto estadunidense.

Al expandir el tamaño de nuestros mercados, la integración energética crea economías de escala que atraen la inversión privada, reducen los costos de capital y los costos de energía para los consumidores y las empresas”, destacó Jack Gerard, CEO de la API, en el pronunciamiento, del que aseguró, cuenta con el apoyo de un movimiento social que integra a más de 40 millones de estadunidenses.

>> JOHN KELLY, SECRETARIO DE SEGURIDAD NACIONAL, Y EL SENADOR JOHN MCCAIN, ASEGURARON QUE AMLO “NO SERÍA BUENO PARA EU Y TAMPOCO PARA MÉXICO”.

PAGINAS_OK

Amarrar el 2018 frente a AMLO

Wood señaló ante el Congreso que, en los siguientes años, el mercado mexicano será el receptor de hasta 10% del total de las exportaciones de gas natural estadunidense, lo que significa que en el país se consumirán alrededor de 849.5 millones de litros de dicho energético que cruzarán las fronteras en ductos, buques, trenes y tractocamiones.

Sin embargo, algunos especialistas de Estados Unidos han alertado que el mercado actual de exportaciones a México, no sólo de gas natural, sino de productos refinados de petróleo, podría caer en riesgo si cadenas de producción trasnacionales quedan truncadas ante un eventual cambio de bandera política en México, después de las elecciones de 2018.

Las dudas sobre una ruptura comercial para el sector energético, gestada en territorio mexicano tienen nombre y apellido: Andrés Manuel López Obrador, quien ha asegurado que en caso de que gane la elección presidencial buscará la forma para abrogar la reforma energética que abrió el mercado en 2013.

La alerta fue sembrada entre congresistas, tanto republicanos como demócratas, el 7 de junio pasado, durante la audiencia en la que participó el director del Mexico Institute del Woodrow Wilson Center, en la Cámara de Representantes.

Acompañado por dos especialistas en el sector energético estadunidense, Wood recordó que uno de los saldos que arrojó el debate sobre la liberalización del sector energético fue “una profunda división” entre los sectores políticos y sociales nacionales, “incluso hoy, la reforma energética es profundamente impopular entre el electorado mexicano”, dijo.

No es la primera ocasión que se lanza una alerta en el Congreso de Estados Unidos sobre el fortalecimiento de López Obrador como candidato presidencial. A principios de este año, un documento internó que circuló entre los congresistas, alertaba sobre la postura radical del líder de la izquierda mexicana y su discurso abiertamente antiestadunidense.

Los señalamientos en contra de López Obrador y lo incómodo que significaría para el gobierno de Trump su llegada a Los Pinos, también se hicieron públicos en el Senado, el 5 de abril pasado, cuando John Kelly, secretario de Seguridad Nacional, y el senador por Arizona John McCain, aseguraron que el presidente nacional de Morena “no sería bueno para Estados Unidos, y tampoco para México”.

En esta última audiencia en la que se habló sobre el candidato de la izquierda nacional, Wood apuntó que, aunque es la tercera ocasión en que se postularía a la presidencia, y que como en las dos elecciones previas encabeza las encuestas, en el último proceso electoral en el Estado de México mostró un crecimiento marcado en la preferencia de los votantes, a pesar de haber perdido la contienda.

Al respecto, el director del Mexico Institute, explicó que, aunque la candidata de López Obrador, Delfina Gómez, perdió la elección, su partido, Morena, “quedó muy, muy cerca de ganarla, a pesar que el gobierno federal utilizó una gran cantidad de recursos para apoyar a su candidato”, Alfredo del Mazo, quien finalmente ganó la contienda electoral.

GAS-NATURAL-MAPA

Proyectos de ductos de transmisión de gas natural

Emisión de procesos/proceso de licitación/planificación/aperturas.

1. El área de Coatzacoalcos es un complejo integrado para el procesamiento de gas natural que opera con equipos de tres plantas: Morelos (I), Pajaritos (II), y Cangrejera (III), todos son propiedad de Pemex Transformación Industrial (TRI).

2. El proyecto transfronterizo de ductos Frontera-Campeche está en proceso de definición para los puntos de Interconexión.

3. El proyecto de Abastecimiento de Gas Natural de Baja California Sur está considerado para que el transportista reciba gas natural en algunos puntos del país, luego lo transporte vía marítima y finalmente lo entregue a las unidades de generación de energía de CFE. El transportista podrá elegir la mejor tecnología. De manera que, si es necesario, el gas natural pueda ser licuado, regasificado y transportado por tierra a los puntos de entrega.

Escenarios de negociación

El escenario que Wood planteó a los congresistas despertó dudas en los asistentes, principalmente entre los republicanos Jeff Duncan y Albio Sires, presidente y legislador de alto rango del Subcomité, quienes expusieron su preocupación sobre “una eventual” abrogación de las reformas estructurales que pudiera limitar la expansión del comercio de energéticos.

A los congresistas republicanos también les preocupó la retórica antimexicana que se ha construido desde la Oficina Oval, como expuso el congresista Sires, la cual “impactaría en el fortalecimiento” del candidato de izquierda.

Wood reconoció que la llegada de Trump a la presidencia motivó un sentimiento nacionalista en México que en los últimos meses ha retrocedido debido a que “los mecanismos institucionales entre ambas naciones funcionan”, lo que ha transformado el plan del gobierno mexicano frente al escenario de negociación.

Aunque un eventual triunfo de López Obrador es todavía incierto, Wood planteó un tercer escenario en el que el candidato de izquierda pudiera convertirse en una pieza que, contrario a lo que se teme, pudiera empujar las negociaciones del TLCAN, en caso de que el proceso se retrasara y quedara contaminado por el entorno político del próximo año.

A pesar de que el sector energético logró conformar un bloque con apoyo del Congreso y el Senado para dirigir una negociación favorable al libre comercio, hay aspectos del mercado que son dispares entre los socios y que se podrían condicionar a México como socio comercial.

El escenario que tocaría a México se enfoca en tres pendientes: el fortalecimiento de la apertura comercial en territorio nacional, vinculado a la consolidación de las reformas estructurales; la simplificación de los procesos regulatorios, y el fin de los trámites burocráticos; así como el privilegio de inversiones para el crecimiento de la infraestructura energética.

Los escenarios planteados forman parte del análisis que Duncan Wood expuso ante miembros del Subcomité para el Hemisferio Occidental. En su participación, destacó que el crecimiento del mercado estadunidense en México ha sido revolucionado en los últimos tres años, a partir de la apertura que permitió la reforma energética y agregó que una muestra de esto ha sido que “el superávit que durante años México tuvo frente a EU en materia energética, se ha revertido a partir de la puesta en vigor de las reformas estructurales”.

Acotó, que el cambio en la balanza comercial entre los dos países también se vinculó a la caída en la plataforma de producción de crudo que Pemex ha reportado en los últimos dos años, al desplome de los precios internacionales del petróleo, que afectó directamente al valor de la mezcla mexicana y, principalmente, a que México ha incrementado su demanda de productos refinados y de gas natural de EU.

Otra de las condicionantes que buscará Eserá la simplificación de las barreras regulatorias que persisten en México para los inversores extranjeros.

Un tercer aspecto por negociar, será la garantía que el mercado estadunidense de gas natural obtenga de que México contará con una red de gasoductos transfronterizos que soporte sus proyecciones de crecimiento, de acuerdo con el documento que Wood expuso en su audiencia.

Compartir

error: Contenido protegido.