Foto: Presidencia

Compartir

Marco Antonio Aguilar

La mañanera de este miércoles sorprendió. Mientras se esperaba que el tema central fuera la migración, entre los diez invitados se encontraba el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien se robó la atención de los medios.

En un hecho histórico, el presidente Andrés Manuel López Obrador arropó e hizo suya la propuesta del Ministro para reformar el Poder Judicial de la Federación (PJF).

En su primera visita a las conferencias matutinas, Zaldívar Lelo de Larrea definió algunos puntos de la iniciativa de reforma, a grandes rasgos, ya que la presentación oficial fue en el recinto de la Corte, a unos pasos de Palacio Nacional.

“La reforma que se presenta es una reforma funcional de gran calado, profunda y que tiene diversos ejes”, señaló el Ministro Presidente de la SCJN.

Entre ellos se encuentra fortalecer las facultades de la judicatura judicial para combatir el nepotismo y la corrupción; además del mejoramiento del perfil de los jueces, para que sean más sensibles.

Avanzar en la política pública de la paridad de género, lo que fue celebrado por el mandatario mexicano. Esto “para establecer un nuevo perfil en los servidores públicos y llevar la justicia a los rincones más alejados del país, a la gente más pobre y discriminada”, explicó Arturo Zaldívar.

Como en actos improvisados del pasado, miembros de la ayudantía colocaron una mesa frente a las sillas de los invitados, donde Andrés Manuel López Obrador y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, sin sentarse, firmaron el acuerdo.

En menos de dos minutos, el Ejecutivo hizo suya una iniciativa del Judicial, ya que este último no está facultado para la presentación de reformas de ley.

Compartir