Analítica | Carrera por la innovación mundial

25 de Mayo de 2024

Analítica | Carrera por la innovación mundial

innovación mundial

Suiza, Suecia y Estados Unidos se mantienen en los primeros lugares de propiedad intelectual en varios rubros, mientras México se aleja de los principales actores

En el escenario global contemporáneo, la propiedad intelectual se ha convertido en un pilar fundamental para fomentar la innovación, proteger la creatividad y garantizar el progreso económico. Desde invenciones tecnológicas hasta expresiones artísticas y culturales, la propiedad intelectual es un mecanismo esencial que asegura que los creadores e innovadores reciban el reconocimiento y la recompensa que merecen por sus contribuciones al avance de la sociedad.

Así, en un mundo cada vez más interconectado y en constante evolución, la protección de la propiedad intelectual no sólo impulsa el desarrollo de nuevas ideas y tecnologías, sino que estimula la competencia justa y el crecimiento sostenible.

Sin embargo, todo esto no está exento de desafíos. Además, los debates sobre los límites de la propiedad intelectual, especialmente en el contexto de la salud pública y el acceso a la educación, plantean cuestiones complejas que requieren un equilibrio entre la protección de los derechos de propiedad y el acceso equitativo a los conocimientos y la cultura.

1.4 millones de dólares corresponde al PIB de Brasil, la economía más innovadora de América Latina.

Al respecto, el Índice Global de Innovación (GII) de este 2023 coloca a Suiza en el primer lugar, con una economía robusta respaldada por un sólido Producto Interno Bruto (PIB) de 705 mil millones de dólares. Esta consistencia ha llevado a Suiza a liderar durante 13 años consecutivos este ranking. Pero no muy lejos se ubican Suecia y Estados Unidos, al ocupar el segundo y tercer lugar, respectivamente, mostrando un rendimiento sobresaliente en diversas áreas de innovación, respaldados por PIB de 532 mil millones y 21 mil 433 mil millones de dólares.

Reino Unido y Singapur también irrumpieron en el grupo de los cinco principales líderes del índice. Con un PIB de tres mil 112 millones y 372 mil millones de dólares, respectivamente, ambos países han demostrado progresos constantes en sus esfuerzos de innovación. Esto no se trata sólo de una historia de continuidad, sino de una apertura a nuevos jugadores en el escenario global de la innovación.

Por otro lado, Brasil se ubica como la economía más innovadora de América Latina, con un PIB de mil 490 millones de dólares. Le sigue de cerca Chile, con un PIB de 350 mil millones de dólares. México, a pesar de sus esfuerzos, se encuentra detrás, con un PIB de mil 278 millones de dólares y una puntuación de 31 en el índice global. Por tanto, la brecha entre México y los líderes globales en innovación es evidente y, a pesar de los avances, continúa siendo un desafío que el país debe abordar.

El caso mexicano

Un análisis más profundo del panorama mexicano revela una situación compleja. En 2021, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) publicó un estudio sobre el impacto económico de las industrias intensivas en propiedad intelectual en el país. Este estudio se realizó en colaboración con la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) y se basó en modelos de estudios de la Oficina Europea de Patentes (EPO) y la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO).

Pese a la implementación de enmiendas a la Ley de Propiedad Industrial y a la Ley Federal de Derechos de Autor en 2020, con el propósito de alinear ciertas disposiciones con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el país enfrenta desafíos en su camino hacia la vanguardia de la innovación global.

La protección parcial y ambigua de la propiedad intelectual en el sector de las ciencias de la vida, las demoras significativas en la implementación de soluciones y la falta de medidas fronterizas efectivas para abordar las infracciones relacionadas con el comercio de derechos de propiedad intelectual han suscitado preocupaciones sobre la capacidad de México para competir en el escenario mundial.

Por ello, la brecha entre México y los líderes mundiales en innovación no puede pasarse por alto. Su PIB, en crecimiento, todavía se encuentra lejos de los gigantes económicos, lo que refleja la necesidad de abordar obstáculos estructurales y promover la innovación de manera más efectiva.

Esto implica una estrategia integral y coordinada que fomente un entorno propicio para la innovación, impulsando así el crecimiento sostenible y acercando a México a un futuro más innovador.

SIGUE LEYENDO:

Analítica | Estatus y libertad sobre ruedas

Analítica | Pódcast, el fenómeno imparable

Te Recomendamos: