Alejandro Alemán

1.- No es una serie sobre la realeza, es una serie sobre el poder. Contrario a lo que podría creerse, The Crown no es una serie sobre las frivolidades de la corona inglesa, es un retrato del poder en Reino Unido y cómo la figura de la Reina es determinante (para bien o para mal) en esas decisiones. No es una serie que romantice a la realeza, sino que la muestra con todos sus claroscuros, anacronismos y opulencia.

2.- Cada episodio podría ser una película. La línea que separa el cine de las series cada vez es más delgada, y como ejemplo de ello tenemos a The Crown. Cada episodio de la serie cuenta un fragmento en la historia del Reino Unido, y lo hace con una narrativa tan depurada que bien podríamos estar frente a una película. Historias como la tragedia del pueblo minero de Aberfan (donde la corona reaccionó penosamente tarde), la vez que un espía ruso se infiltró en la primera línea de la familia real o aquel episodio en el que Margarita, la hermana de la reina, usó su simpatía y dotes de realeza para conseguir que Estados Unidos le hiciera un préstamo a Reino Unido.

3.- La impecable producción. El cuidado por el detalle fino en esta producción es absolutamente abrumador: desde los vestuarios, las joyas, los vehículos, pasando por los increíbles sets donde es imposible saber si se trata de CGI o de una locación real. No es usual tal nivel de trabajo en el detalle de una serie.

4.- Dos mujeres al poder. Usualmente explosiva en sus actuaciones, la ganadora del Oscar, (La favorita, 2018) Olivia Coleman, hace un trabajo estupendo interpretando a la reina Isabel. Ha estudiado sus manierismos, su acento, su ritmo al hablar, su caminar y, claro, su contención ante la duda sobre si está a la altura de su real investidura. En la nueva temporada sucederá el explosivo encuentro entre Margaret Thatcher y la Reina. Gillian Anderson será quien interprete a la primera ministra, aquella del liberalismo económico, de las privatizaciones y el encono social. Será sin duda interesante revisar este espacio de la historia en el que dos mujeres comandaron el destino del Reino Unido.

5.- Lady Di. Por supuesto, la cereza del pastel: en esta temporada veremos la llegada de Lady Di a la casa real, su relación amorosa con el príncipe Carlos y el recuerdo ominoso que se cierne sobre la reina al ver cómo su hijo podría repetir el mismo destino que Eduardo VIII, aquel que abdicó a la corona para casarse con una plebeya.

Compartir