Compartir

Nadia Rodríguez

En sus primeros 100 días de administración, Joe Biden envió fuertes comitivas a México, Guatemala y Honduras para resolver el problema migratorio. Este lunes la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, presumió que en esa serie de reuniones bilaterales se ha conseguido el despliegue de 18 mil soldados y policías. 

Como si se tratara de un sistema de compuertas para intentar desde América Central detener el flujo de migrantes, Psaki explicó que “México tomó la decisión de mantener 10 mil soldados en su frontera sur, lo que resultó en el doble de interdicciones diarias de migrantes. Guatemala envió mil 500 efectivos policiales y militares a su frontera sur con Honduras y acordó establecer 12 puestos de control a lo largo de la ruta migratoria. Honduras movilizó a 7 mil policías y militares para dispersar a un gran contingente de migrantes”. 

Psaki reconoció que la gestión de Roberta Jacobson —coordinadora de la frontera sur que dejará el cargo a finales de abril y una de las políticas que mejor conoce la región— sirvió a Estados Unidos para alcanzar los acuerdos sobre migración. “Creo que el objetivo es hacer más difícil el viaje y hacer que cruzar las fronteras sea más difícil”, dijo la vocera. 

Las declaraciones de Psaki se dan luego de la cifra sin precedentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), en la que se reportó la detención de más de 172 mil migrantes sólo en el mes de marzo, de los cuales 18 mil 890 eran infantes no acompañados. 

Antes de la titular de Prensa de la Casa Blanca, Tyler Moran, asistente especial del presidente de inmigración del Consejo de Política Nacional, adelantó para la cadena MSNBC que en las últimas semanas Estados Unidos había conseguido pactos con México, Guatemala y Honduras para detener el flujo migratorio. 

“Hemos asegurado acuerdos para que pongan más tropas en su propia frontera. México, Honduras y Guatemala han acordado hacer esto”, dijo Moran. 

Sin embargo, el gran ausente en la ecuación estadounidense para frenar migrantes es El Salvador. De las más de 172 mil personas que fueron detenidas en la frontera en marzo, 9 mil 391 eran salvadoreñas, 33 mil 866 de Guatemala, 41 mil 677 de Honduras, 62 mil 325 de México y 25 mil 72 de otros países. 

Fue el pasado 23 de marzo cuando el Instituto Nacional de Migración (INM) presentó en Tabasco agrupamientos conformados por elementos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional que blindarán la frontera sur de México, ese día también la comitiva del gobierno de Joe Biden, encabezada por Roberta Jacobson, se reunió con el canciller Marcelo Ebrard, quien hasta el cierre de esta edición no había emitido comentario alguno sobre los 10 mil elementos que están en la frontera evitando el paso de migrantes.  

Una familia de migrantes centroamericanos se abraza en la orilla del Río Bravo después de ser trasladada en balsa desde México con dirección a la comunidad de Roma, en Texas. 

ES DE INTERÉS |

EU permite ver centros de detención de niños migrantes

Ted Cruz filtra imágenes de niños migrantes en centros de detención

Biden buscará impulsar su ‘atrevido’ plan de infraestructura

Compartir