Compartir

Jonathan Nácar

Señalada de haber conspirado “intencional y deliberadamente” en delitos de narcotráfico para el cártel de Sinaloa, al ser la presunta emisora entre su esposo, Joaquín Guzmán Loera, alías El Chapo, y sus socios; así como el haber participado en el plan con el que, en julio de 2015, se logró fugar el otrora líder del cártel de Sinaloa, Emma Coronel Aispuro fue detenida este lunes en Virginia, Estados Unidos por cargos de narcotráfico.

Aunque el nombre de Emma Coronel como probable responsable de haber planeado, junto con los hijos de Guzmán Loera, la fuga de éste del penal de “máxima seguridad” se ventiló al menos desde enero de 2019, cuando DámasoLópez Núñez “El Licenciado”, compadre y exsocio de El Chapo, declaró en su contra como parte del llamado ‘juicio del siglo’; en México no se abrió ninguna investigación.

De acuerdo con la acusación del Buró Federal deInvestigaciones (FBI por sus siglas en inglés), al menos por tres años, entre 2014 y 2017, Coronel Asipuro, de 31 años, conspiró junto con su esposo (Guzmán Loera) “y otros” para distribuir diversas cantidades de drogas, incluyendo heroína, marihuana, cocaína, y metanfetaminas.

Como parte de su participación en las operaciones del cártel de Sinaloa, bajo las órdenes de su esposo, la indagatoria señala que alrededor de los años 2012 a 2014, Emma Coronel quien cuenta con la doble nacionalidad “transmitió mensajes en nombre de Guzmán (Loera) para promover actividades de narcotráfico.

Lo cual siguió haciendo luego de que el capo fuera detenido, durante sus visitas a la prisión, las cuales “no fueron monitoreadas por las autoridades mexicanas”, reitera el agente a cargo de las indagatorias

.Con base en el testimonio de al menos dos testigos colaboradores, y las evidencias recabadas, el Tribunal de Distrito de Columbia concedió la orden de detención en contra de Coronel Aispuro, quien habría logrado sobornar con dos millones de dólares a un funcionario federal mexicano “que supervisaba las cárceles mexicanas”, como parte del plan con el cual se pretendía que el capo consiguiera una tercera evasión y con ello evitar su extradición hacia Estados Unidos.

Sin embargo, ni por el presunto soborno, ni la probable participación de Emma en las operaciones del cártel fueron indagadas por la Fiscalía General de la República, incluso desde que fungía como PGR en las últimas dos administraciones.

Compartir