Compartir

María Idalia Gómez y Mauro Álvaro Montero

Como si se tratara de calmar la ira de Eolo, el dios del viento, se encontró al mejor cordero. Quien ingenuamente por sí solo se acercó a la piedra de los sacrificios, y fue gracias a él que se expiaron los pecados, por las críticas a la operación del Aeropuerto de la Ciudad de México o al menos eso se le ocurrió a alguien en la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) al filtrar, sin haberse presentado formalmente, la carta de renuncia del aún entonces secretario de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), Víctor Hernández Sandoval.

Víctor Hernández Sandoval
Víctor Hernández Sandoval

En entrevista exclusiva para ejecentral, a tan sólo cuatro días de haber dejado el Seneam, Víctor Manuel Hernández Sandoval ofreció detalles de su paso por esa dependencia gubernamental.

Entre otros pormenores relató cómo la encontró, los planes a corto y largo plazo que elaboró para el sistema aeronáutico del país, los ataques a su trabajo y el rediseño del espacio aéreo que, asegura, no tuvo nada que ver con el incidente en tierra el pasado sábado 7 de mayo, entre dos naves Airbus A320 de la aerolínea Volaris.

Aunque insiste que no pretende confrontarse, porque las bases del cambio que prometió al presidente Andrés Manuel López Obrador para el espacio aéreo ya fueron sembradas, reconoce que fue una grosería difundir su renuncia cuando no había sido presentada, cómo hay resistencias al interior del sistema.

Aunque habla de todos los temas y hace un relato pormenorizado de cómo fue el proceso desde 2018 que llegó a su cargo, insiste en que sólo se tiene éxito si todas las partes trabajan de manera coordinada, como ocurrió con Santa Lucía.

Pero cuando se le pregunta si así lo hicieron las autoridades de Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) y del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), sonríe y deja entrever que no fue así, y que una muestra de ello es la saturación, mientras que es “una grosería” que Santa Lucía esté vacío.

Aunque conforme avanza la entrevista suelta algunos indicios de cuáles oficinas están “de vacaciones” y el presidente Andrés Manuel López Obrador no está enterado.

PUEDES LEER: Crónica de una renuncia que no fue presentada

¿Fue una grosería que hicieran pública su renuncia aunque no la había presentado?

Para mí es muy molesto porque únicamente se las mostré, resulta que todavía no llegaba a casa y ya estaba en redes, digo ‘¿cómo?’, yo tenía sellada la renuncia hasta el 9 de mayo.

Aunque pensaba renunciar, pareciera que fue sacrificado…

›Hay condiciones en la Secretaría a las que no estoy acostumbrado, como los ambientes de discusión estériles, de peleas, de ponerse el pie, que uno trabaja y los otros de vacaciones. Y lo estamos viendo ahora, la promoción (de los aeropuertos) debió hacerse hace un año. Yo les dije desde hace un año, se lo dije a general (Ricardo) Vallejo, y resulta que un año después estamos negociando con las aerolíneas.

¿Cuánto ha costado no haber hecho la promoción?

No hablemos de dinero, que es bastante, sino de horas hombre, para que el aeropuerto de Santa Lucía esté vacío y prácticamente parado. Hablamos dos idiomas diferentes, ahí está el subsecretario (Rogelio Jiménez Pons) diciendo que es un problema técnico mi renuncia, lo que el presidente ha desmentido, diciendo que no hay problemas en el espacio aéreo.

¿Tenía su renuncia, porque no la hizo válida?

El compromiso sólo era durante el proyecto, y demostrar que si se podía operar el espacio aéreo con el nuevo rediseño. Por lo que al llegar la inauguración (de Santa Lucía) tenía pensado salir de la dependencia el último día de marzo. Pero se atravesaría Semana Santa y ante la mayor afluencia de vuelos, no podía dejar a mis compañeros en medio de toda la vorágine, debía estar pendiente para ayudarlos en cualquier cosa. Y después llegó lo de (el aeropuerto) Tulum, que les dije ya cómo se organizaran y dejarlos encaminados

Durante la entrevista, Víctor Hernández Sandoval asevera que la renuncia que se filtró el mismo domingo en que comenzó difundirse en redes sociales un video en el que se aprecia cómo un avión de pasajeros que aterrizaría en la terminal aérea capitalina, vuelve a elevarse para evitar estrellarse con otro que esperaba despegar.

En realidad no la había presentado al titular de la SICT, Jorge Arganis, solamente la mostró mucho antes del incidente, por la mañana al subsecretario Jiménez Pons, sacando de contexto el documento y aprovechado para dañarlo.

Aseguró que el cercano encuentro entre ambas aeronaves no tuvo que ver con el espacio aéreo, sino con una serie de factores que parten de una mala administración en el aeropuerto de la Ciudad de México, y que ha llevado a una evidente saturación de vuelos.

¿Cómo se sentía?

Yo ya no estaba a gusto, dice Víctor Hernández Sandoval, tiene tiempo, porque a veces si realmente estás viendo que estás avanzando y los demás están de vacaciones… Voltean y dicen ‘Víctor hazlo’.

Víctor Hernández Sandoval
Víctor Hernández Sandoval a un lado (izq.) del presidente Andrés Manuel López Obrador en la inauguración de la torre de control del aeropuerto de Santa Lucía. Foto: Cuartoscuro

La reinvención aérea

El sistema metropolitano de aeropuertos, conformado por los de Ciudad de México, Querétaro, Puebla, estado de México y Morelos recibió alrededor de 40 millones de usuarios en 2021, de origen nacional y extranjero, entre vuelos regionales e internacionales.

Son números que se están recuperando tras la pandemia, pero esa recuperación ha sido acelerada, especialmente en la Ciudad de México.

La terminal capitalina llegó a contabilizar, antes de 2020, unos mil 200 operaciones al día. Este número ya se alcanzó algunos días de este año, pero con el añadido de que las aerolíneas migraron a aviones más grandes que en 2019, por lo que transportan un mayor número de personas, de allí que la saturación ya no sólo sea en operaciones de aterrizaje y despegue, sino de llegada y salida de pasajeros.

Un ingrediente adicional es el dinero que debe gastarse cada período en remozar el aeropuerto Benito Juárez, por la mala construcción de la Terminal 2 (erigida en la gestión del presidente Vicente Fox y por la que nunca ha sido acusado alguna empresa o funcionario), y los años de construcción y el hundimiento de la Terminal 1 .

Como el aeropuerto capitalino no puede crecer con una nueva pista, era indispensable un nuevo aeropuerto, pero en los compromisos emblemáticos del recién llegado presidente Andrés Manuel López Obrador se encontraba el cancelar Texcoco. La opción fue Santa Lucía.

Víctor Hernández Sandoval
Como lo menciona Víctor Hernández Sandoval, la saturación del aeropuerto de la CDMX quedó en evidencia desde diciembre de 2021. Foto: Cuartoscuro

¿Cómo fue su llegada a la dirección del Seneam, y bajo qué circunstancias?

Yo llego allí porque poco antes de las elecciones del 2018 me preguntan si era viable operar con el otro aeropuerto. Me invitaron a una reunión donde estaban los funcionarios, y ahí les dije, ‘¡claro que se puede!’ Me preguntan, ‘¿Cómo?, Pues como en otras partes del mundo; en el Kennedy, Nueva York, París, Londres’. Aquí tenemos el aeropuerto del norte, el de Monterrey, están cerquita y operan toda la vida.

Le pidieron presentar una idea de cómo se podía hacer. “Como yo había diseñado en varias partes del mundo, ya había estado en grupos de trabajo; entonces tomé ejemplos de lo más parecido a lo que es México e hice una presentación”.

Gana el presidente López Obrador, relata Víctor Hernández Sandoval, y unos días después lo buscan de parte del equipo del morenista y “me vuelven a decir, ‘oye, necesitamos reunirnos, necesitamos revisar esto, hacer una propuesta, necesitamos ver cómo poderlo llevarlo a cabo’”.

Cuando asumió López Obrador el poder, Víctor Hernández Sandoval imaginaba que sería un asesor para el tema aeroportuario, porque sabían de sus más de 25 años en la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), pero en realidad lo nombraron director del Seneam, organismo que define las políticas públicas en el país en materia de espacio aéreo. 

Desde que asumió el cargo, que para él fue sorpresivo, explica, reunió a asesores internacionales y expertos, y creó grupos de trabajo y se hicieron simulaciones desde entonces, lo que equivalen a miles de horas, con lo que se determinó el rediseño del espacio aéreo de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

¿En qué condiciones se encontraba Seneam a su llegada?

En realidad estaba muy atrasado, no nada más Seneam, muchas áreas de la aviación. La tecnología atrasada, los procesos atrasados, el PBN (Performance-Based Navigation) que ya en otros países se estaba llevando muy adelantado, en México teníamos como el 20 por ciento nada más. Sí había ciertas deficiencias.

Ya con la idea que tenía el presidente (Andrés Manuel) López Obrador de avanzar, de hacer un cambio, entonces dije ‘se requiere hacer un cambio de fondo’. Lo platiqué con funcionarios y les dije ‘se requiere de hacer un proyecto, revisar los procesos, capacitar personal; eso Seneam lo puede hacer sin mayor costo, tienen los recursos, pero sí va haber la necesidad de comprar equipo, ver asesores, reuniones porque esto debe ser colegiado el desarrollo’, y me dicen, ‘lo que halla que hacer hay que echarlo para adelante’. Y fue que comenzamos a trabajar en el proyecto entonces.

¿Qué más?

Al llegar, uno de los procesos que revisé era si todo el personal tenía calificaciones de competencia.

Cuando empiezo a ver el atraso que había, porque no estaban los cursos bien, nos damos cuenta que había personas que no tenían los cursos, y empezamos a darlos para que todos tengan la competencia necesaria y empezamos a registrarlos.

“Cuando le enviamos la vista de cursos a la autoridad (AFAC), nos contesta quiénes eran los que no habían revalidado licencia. Eran como 15 personas, dije ‘está fácil vamos a regularizarlos’ y los únicos que no se presentaron fueron dos del sindicato, que son los líderes que han estado hablando de mí (Alfredo Covarrubias y Ángel Iturbe, el dirigente del sindicato y el secretario de organización). Yo les insistí, vénganse a regularizar, porque la autoridad está diciendo deben tener su licencia en orden y no quisieron, no quisieron. Y allí comienza este relajo, realmente fue un tema de rebeldía, entonces yo ni siquiera me tuve que meter, la Secretaría (SICT) toma nota y el jurídico de la Secretaría es quien los da de baja. No sé cómo vaya a terminar, pero ellos me culpan a mí”.

Ellos dicen que quitaron las horas extra, los asistentes…

Yo creo que están manejando todo a su conveniencia. Anteriormente por la falta de controladores se hacía muchas horas extra y la gente ganaba mucho y eso es lo que quieren ahora, regresar a ese tiempo, pero resulta que ya tenemos más gente, ¿cómo quieren ganar más?

Por otra parte, estaban desfasados los turnos de trabajo y ordenamos los turnos de trabajo. Fue eficiencia administrativa, aprovechar todos los recursos que teníamos y el reto era seguir avanzando.

Los resultados de Víctor Hernández Sandoval al frente del Seneam: 

  • La licenciatura de controlador del espacio aéreo que no existía en México
  • La planificación e implementación del rediseño del espacio aéreo 
  • El trabajo en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles para las operaciones aéreas

¿Y sí se pudo avanzar?

Lo que hice fue establecer un plan de trabajo con todos los programas que se necesitaban, que era mucho. Inicié una gestión de proyectos para poder definir todos los alcances y todas las tareas, y poco a poco se fue avanzando, pero eso tenía que ser muy coordinado, porque conforme avanzaba la construcción yo tenía que estar desarrollando algunas cosas.

“El general Vallejo fenomenal el trabajo que hizo, lo hizo trabajando día y noche, en un tiempo récord y con la calidad que tiene, aunque algunos no les guste, es una calidad tremenda”.

Y aunque el trabajo con el encargado de la construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía fue “de maravilla y sincronizados”; sin embargo, no todo fue sencillo, Víctor Hernández Sandoval relata que se enfrentó a varios obstáculos. El más importante, la resistencia al cambio. En otras dependencias o áreas de la propia SICT, que tenían que coordinarse con la suya, no lo hacían, no realizaban sus planes de trabajo. 

“Es como estar jugando fútbol, el delantero está corriendo por todos lados tratando de meter gol, pero la defensa de su equipo deja pasar todos los goles (…). Lo primero que encuentras cuando estás haciendo algo, es la resistencia al cambio”, ejemplifica. 

¿Es cierto que los ahorros que obtuvo la Defensa con los proveedores fueron destinados a comprar los equipos más sofisticados en el mundo de la aviación?

Sí, de hecho, Santa Lucía es el aeropuerto mejor equipado de Latinoamérica, con tecnología de punta. 

¿A qué nivel? 

París, Shanghái… Por ejemplo, en México no teníamos equipo meteorológico para el espacio aéreo y en Santa Lucía lo tiene.

¿El personal ya está entrenado?

Hemos procurado que tengamos los instructores y la gente para que esto se replique. Entonces toda la experiencia de Santa Lucía ya la están llevando a otros niveles.

¿Tienen un buen número de controladores aéreos y capacitados?

Desde que yo llegué lo primero que mejoramos fue la capacitación, desde diciembre (2018) dijimos va haber un cambio y ese cambio requiere que la gente se prepare.

No puedes avanzar en tecnologías y en procesos nuevos si no se capacita al personal. 

¿El personal está ya listo?

Sí, de hecho el personal que hemos capacitado sí.

¿A cuántas personas capacitaron?

Año con año, todo el personal, pilotos, controladores, todos los que son especialistas deben tomar cursos, de refresco. Esos cursos pueden ir de 20 a 40 horas en tecnologías nuevas; nosotros preparamos al personal de aquí de todo el Seneam hasta con 300 horas, porque era curso tras curso, y además era pandemia, ¿entonces qué hacían?, pues estudiar.

¿De cuántas personas estamos hablando? ¿Más o menos qué universo tomó esas 300 horas?

Aquí en México son, con Santa Lucía incluyendo, son como 250 personas

¿Hacen falta? ¿este número es el básico o hacen falta más o con estos estamos listos?

No, no, esto es únicamente la capacitación de los del Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM). Hay más de mil controladores en toda la República y a todos los controladores se les da capacitación anual, constante, pero en este caso el SAM eran la prioridad, por eso les dimos toda la capacitación, todo lo que se podía, para que tuviéramos al personal capacitado plenamente. 

“Realmente han sido muy capacitados, pero sí creo que el aumento de operaciones de pronto ha ocasionado ciertos errores y ciertos problemas”.

¿Por ejemplo?

Lo del incidente (del sábado 7 de mayo)

¿Ese fue un problema humano o técnico?

Está en investigación, no podría yo decir fue así o así. Pero sí las condiciones en que se da sí fueron extremas digamos: lluvia, mucho tráfico, la luz que no se veía bien, en fin.

¿Para la reorganización del espacio aéreo todos hicieron su trabajo?

Digamos que no se ha terminado el trabajo que debieran hacer. En lugar de repartir vuelos, pues está todo allí amontonado.

¿Cuál es la causa? ¿y de seguir así?

En realidad hay un exceso de operaciones, exceso de personas, y yo creo que ha llegado a su nivel de saturación y yo creo que no se han tomado algunas medidas, hablamos del problema del AICM.

“En realidad no todo el mundo avanzó al mismo ritmo. Y Seneam sí avanzó. Nosotros estamos en Santa Lucía con el personal más capacitado”.

Víctor Hernández Sandoval
El incidente del sábado 7 de mayo, hizo que la Secretaría de Gobernación, tomando el lugar de la SICT, pusiera orden e impulsara acuerdos para eliminar la saturación del AICM. Foto: Cuartoscuro

Pero no se compara Santa Lucía con el AICM…

De hecho el personal que está en Santa Lucía se capacitó en la torre de control del AICM, la torre de control más compleja, quiere decir que hay personal con capacitación de alto nivel.

El presidente habla de resistencia a la reingeniería del sistema de aeropuertos. ¿Qué quiere decir?

«En realidad lo que ha faltado es que se pongan las pilas y hagan un trabajo antes, no cuando tienes el agua hasta el cuello. Tomando como base algunos lineamientos internacionales, lo voy a explicar de esta manera, si tú tienes una capacidad de 100 por ciento, y si ves que estás al 30 o al 40 por ciento, pues no tienes ni la mitad de capacidad, pero llegas a tener el 50 por ciento, y va creciendo, debes empezar a tomar medidas.», dice

«Cuando llegas al 60 por ciento ya debes de tener un plan. Si te llega al 80 por ciento, ya no te queda un margen, porque ese 20 por ciento, ahora sí que la Ley de pared, porque ese 20 por ciento que te queda es para situaciones extremas, una pista cerrada o un accidente, puede pasar. Entonces pensar que vas a tener el 100 por ciento de capacidad y que tienes que tomar medidas cuando llegues al 100 por ciento eso es una locura, es no saber planear.

¿Cuál era su meta después del AIFA?

Mi meta era revisar todo el país. Revisar todo el espacio aéreo de los 66 aeropuertos internacionales más los aeropuertos locales; pero además todas las rutas que son nacionales e internacionales, es un trabajo enorme. 

¿Por qué hay que hacerlo?

Las condiciones actuales no son las mismas de hace 10 o 15 años, el mundo cambió de la aviación cambió. La aviación de hace 20 años no es la misma a la de hoy… Si la aviación está cambiando año con año, ¿qué te esperas en cinco años, o en 10? 

¿Cuánto tiempo esperaba llevarse en estos cambios en todo el país?

Mi plan, después me emocioné después de (inaugurar) Santa Lucía y voy a plantear todos, que se lleve alrededor de dos años, pero trabajando bien, era un plan de trabajo interno.

No sé si ahora se va a cumplir o no, pero sí se puede hacer.

¿Cuál es la perspectiva para el AICM frente a Santa Lucía?

Yo creo que una buena promoción implicaría llevar la aviación internacional a Santa Lucía, no hablemos de las vías de comunicación, únicamente lo que es aviación, y por eso estoy convencido de que el proyecto está bien.

Si el aeropuerto de Santa Lucía está equipado para tener un boom, la superficie que tiene Santa Lucía es cuatro veces lo que tiene el AICM, hay muchas cosas que se pueden hacer, y este aeropuerto (Ciudad de México) no tiene para dónde.

“Yo creo que el AICM puede ser aprovechado para vuelos regionales, vuelos cortos, como el aeropuerto Reagan, en Washington, son nacionales, y está en medio de la ciudad.

Si vemos cada aeropuerto por sí solo, no estamos viendo la capacidad de infraestructura, para poder ver capacidad tenemos que sumar todo lo que hay.

Si el AICM ya está saturado, qué tendríamos que hacer, pues ver la capacidad de los otros y ver qué tipo de aviación se puede llevar a otros lados y así podríamos tener un verdadero sistema.

Por eso cuando tú estás construyendo un aeropuerto debes estudiarlo desde antes y además promoverlo desde antes”.

¿Todos hicieron su trabajo para este cambio?

Yo sí hice mi trabajo.

¿El Presidente estará enterado de que no todos hicieron su trabajo?

No, yo creo que no le han explicado bien de ese todo.

Si ya estamos listos para la interacción de los dos aeropuertos, ¿sólo falta organización o qué falta?

Primero que nada una coordinación efectiva, porque parece que hablamos dos idiomas diferentes, allí está el subsecretario (Jiménez Pons) diciendo que es un problema técnico mi renuncia, no tiene la menor idea de lo que está diciendo; el mismo Presidente le dijo es que el espacio aéreo sí funciona.

¿Dónde está el problema?

El problema es en tierra, porque el espacio aéreo de alguna manera está caminando.

Ahora que va a funcionar con más operaciones el AIFA frente al AICM viene lo mero bueno ¿no?

Viene lo mero bueno

¿Cuál es su prospectiva en esta nueva etapa?

Son varias cosas a la vez, los aeropuertos deben hacer su tarea, la autoridad debe hacer su tarea, las aerolíneas deben hacer su tarea, o sea es un tema colegiado, debe ser colaborativo.

Ya empezó la estrategia. Lo mismo que veníamos haciendo para construir el aeropuerto es lo que se debió haber continuado, se interrumpió, no se hizo, no se continuó trabajando y tenemos los problemas que tenemos, porque las operaciones prácticamente se están recuperando al 100 por ciento. 

¿Por qué no se soluciona la saturación?

Todos quieren estar en el AICM. Se privilegia el tema económico que el tema operativo, debió haber un balance. Lo dice la OACI que hay que mantener una balance entre la seguridad y la productividad, y de esa manera puedes ir avanzando, pequeños ajustes. Pero si de pronto pones por encima el tema de ganancia, se desbalancea totalmente.

“Cuál es el problema allí, la falta de planeación de las aerolíneas, si ya sabían que venía un aeropuerto, por qué no planearon. Quién debió haber promovido esto, los aeropuertos, entonces yo hago mi tarea y los otros dos no. No hicieron la tarea”.

¿La falta de sincronía puede abrir espacios para un incidente de cualquier dimensión?

Sí… Y los estamos viendo, este incidente del sábado (7 de mayo) uno de los elementos es que había muchos aviones (en tierra). 

SIGUE LEYENDO:

Designan a Ricardo Torres como nuevo director de SENEAM

AICM, una crisis sin gobierno (Parte 1)

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir