Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

Líderes católicos de los estados de Saint Louis y Nueva Orleans urgieron a sus comunidades a no recibir la vacuna realizada por Jhonson & Jhonson contra el virus de la pandemia por los riesgos morales que implica.

Los católicos señalan que la vacuna de esa empresa es producida con una línea de cultivo derivada de un feto abortado.

En un comunicado emitido por la arquidiócesis   de Nueva Orleans afirmaron que es un asunto de conciencia individual, por lo que recomendó usar la vacunas de Moderna y Pfizer si se encuentran disponibles.

Por su parte la arquidiócesis de Saint Louis declaró que los católicos pueden recibir esa vacuna “sin culpa si no hay otra disponible”.

Al respecto, la Johnson & Johnson emitió una declaración el martes pasado asegurando que no existe tejido fetal en la vacuna.

La empresa farmacéutica utiliza un virus inerte de la gripe, un adenovirus, con la misma tecnología empleada para producir una vacuna exitosa contra el ébola.

El adenovirus es cultivado utilizando lo que se denomina un cultivo celular inmortalizado, y después se extrae y purifica.

A inicios de año, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos aseguraron que las líneas celulares “derivadas de aborto” fueron usadas para probar las vacunas de Moderna y Pfizer, pero no en su desarrollo y producción.

LEE TAMBIÉN: Vacunas contra la covid, ‘moralmente aceptables’: Vaticano

En diciembre, el Vaticano declaró que “es moralmente aceptable recibir vacunas contra el COVID-19 que han usado líneas celulares derivadas de fetos abortados” en el proceso de investigación y en el proceso de producción cuando no hay vacunas “éticamente irreprochables” disponibles para el público.

Más aun, el mes pasado, el Vaticano firmó un decreto para que todos sus empleados se vacunen sin permitirles argumentar temas religiosos a quienes estén en contra de las vacuas. Solamente quienes comprueben con razones médicas su imposibilidad de vacunarse, estará justificado.

Al respecto, el gobierno de Luisiana, John Bel Edwards,un demócrata que se opone al aborto, subrayó la necesidad de que las personas usen cualquier vacuna aprobada para poder frenar la diseminación del virus.

ES DE INTERÉS:

Dios también hace vacunas

DJ

Compartir