María Idalia Gómez

En medio de toda la vorágine informativa, esta semana hubo revelaciones que son cruciales para saber qué pasó sobre los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, la investigación de tres años del periodista británico Paul Imison, conjuga todo y añade mucho.

Desde un principio, ejecentral ha tenido información de que algunos de los normalistas de Ayotzinapa están vivos, el reportero Imison lo confirma, pero además sugiere que algunos de los padres lo saben. También este periódico ha publicado cómo fue una operación criminal y aunque participaron funcionarios federales, no fue una operación de Estado, sino la omisión del Estado en toda su dimensión que permitió antes y durante del secuestro y desaparición, que el Cártel de Guerreros Unidos tomara el control de Iguala y varios municipios. 

Este caso también pone en evidencia el uso político de las organizaciones sociales, nacionales y extranjeras, para beneficio propio o intereses de grupo.

Revisando el trabajo de Paul Imison se llega a una primera conclusión: el caso Ayotzinapa no se resolverá si no parte de un acto de honestidad, profundo y de todos los actores, la Fiscalía General de la República, el entonces Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la Policía Federal, el Ejército y la Marina, para reconocer sus omisiones y la FGR el uso político que quiere darle, y no desnudar y acabar con el poder criminal.

Pero también los abogados de los familiares de los desaparecidos, el Centro Pro, el Centro Tlachinollan y el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI), para reconocer falacias. ¿Qué nos muestra o reafirma el periodista inglés? Que los normalistas César Manuel González Hernández y Jorge Aníbal Cruz Mendoza, quienes se cuentan entre los 43 desaparecidos, en realidad estarían vivos y ya no desaparecidos, de acuerdo a la evidencia de sus teléfonos.

También exhibe las mentiras y contradicciones del ahora subdirector de la SEP, David Flores Maldonado, conocido como “La Parka”, que estuvo en la noche de Iguala. Él ya ha sido vinculado con grupos del narcotráfico, en varios testimonios de quienes lo conocían, incluso de normalistas que sobrevivieron. Sin embargo, ha jugado a ser víctima.

El periodista revela un acuerdo entre los representantes de los familiares de los 43 (no de los padres) y el GIEI y el Centro Pro, para no investigar a la normal de Ayotzinapa, colocarlos como víctimas y entonces argumentar el no revictimizarlos.

Esto explica los constantes frenos que han puesto Vidulfo Rosales y las organizaciones, y la actual fiscalía de Omar Gómez Trejo en este tema, no así la anterior Procuraduría General de la República y la CNDH. Y es precisamente en la escuela donde está el origen del ataque.

Paul Imison confirma que los 114 fragmentos que fueron recuperados en el basurero de Cocula podrían pertenecer de entre 21 a 41 personas y deberían ser enviados a Innsbruck porque son viables para el análisis del ADN, “pero hasta ahora el gobierno mexicano se ha negado a hacerlo”.

El equipo Argentino de Antropología Forense ha confirmado la existencia de estos restos, pero no ha insistido en que se envíen a Austria porque niegan que tengan relación con los hechos de Ayotzinapa. Es decir, tienen restos humanos, pero no les importa saber de quiénes son. ¿Lo sabrá el Presidente? ¿Sabrá también que no sólo es un resto de Jhosivani, sino tres los que señalan su identidad, como uno de los estudiantes?

Y otro elemento más: el grupo criminal de Los Rojos iba armado a bordo del autobús. Uno de sus integrantes abordó en Chilpancingo el sexto autobús (el 1568), bajó en la central camionera de Iguala y volvió a subirse a las afueras de la central, cuando sus rivales de Guerreros Unidos atacaron los camiones, este personaje resultó herido y se desconoce su paradero. Los 28 normalistas que iban a bordo, siguen desaparecidos. Es decir, usaron a los estudiantes de primer ingreso de la normal de Ayotzinapa. 

SIGUE LEYENDO: Traiciones, acuerdos y manejos de Gertz

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir