Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

Un paciente típico de Covid-19 es más contagioso justo antes de la presentación de los síntomas, es una de las conclusiones de un estudio que se publica hoy en la revista Science. Otra es que para controlar al SARS-CoV-2 se requiere del aislamiento de los casos, además de las medidas usuales. 

Los investigadores tuvieron acceso a la información detallada sobre mil 178 personas infectadas con SARS-CoV-2 y de sus 15 mil 648 contactos en la provincia de Hunan, en el sur de China, donde hubo una transmisión sostenida de coronavirus a fines de enero y principios de febrero de 2020, seguida de una rápida supresión del brote en marzo de 2020.

Como en muchas otras provincias de China, el control de la epidemia se logró mediante intervenciones en capas dirigidas a los casos de SARS-CoV-2 y sus contactos con medidas de distanciamiento físico a nivel de población”, señala la investigación.

En este estudio, “reconstruimos las cadenas de transmisión entre todas las infecciones por SARS-CoV-2 identificadas en Hunan, hasta el 3 de abril de 2020”, explican los investigadores. La información detallada les permitió analizar los factores conductuales y clínicos de la transmisión del SARS-CoV-2, de lo cual extrajeron sus conclusiones.

Una de las más notables es que la transmisión es muy heterogénea, pues el 80% de las infecciones secundarias se deben al 15% de las infecciones primarias. 

Menos notable es que confirman que el riesgo de transmisión aumenta con la duración de la exposición y la proximidad de las interacciones sociales, que el confinamiento aumenta el riesgo de transmisión intrafamiliar y en los hogares, mientras que el aislamiento de los casos reduce los riesgos de todo tipo. 

Encontramos que es difícil de lograr el control de la epidemia basándose solo en el aislamiento y la cuarentena”, dicen los autores. En Hunan, el aislamiento de casos y la cuarentena redujeron la transmisión al 4.3 por ciento. El aislamiento, independientemente de la gravedad clínica, se realizó en instalaciones especiales. “El aislamiento autorregulado y la cuarentena en el hogar pueden no ser tan efectivos”, dicen los autores.

Compartir