Pandemia complica vacaciones de otoño en Alemania

23 de Julio de 2024

Pandemia complica vacaciones de otoño en Alemania

El país registró el jueves un récord absoluto de 6 mil 638 nuevos contagios de coronavirus en 24 horas

En Alemania, donde los casos de Covid-19 se están disparando, también van en aumento la indignación y el desconcierto, después de que autoridades regionales decidieran imponer restricciones a los turistas nacionales procedentes de zonas “de riesgo” en el interior del país.

Acusados de sembrar confusión entre los alemanes ante las vacaciones de otoño, finalmente algunos estados decidieron suavizar estas restricciones. Las vacaciones ya empezaron en octubre y se extenderán hasta principios de noviembre.

Los 16 estados federales, que tienen la competencia de Sanidad, son libres de fijar sus propias restricciones, sin que el gobierno federal de Angela Merkel pueda interferir.

Merkel, “insatisfecha”

Muchas de esas regiones, especialmente las menos pobladas, exigieron test de menos de 48 horas y, en ocasiones, periodos de cuarentena, a los viajeros de zonas alemanas consideradas “de riesgo”, es decir, en la que cada día se registran, al menos, 50 nuevas infecciones por cada 100 mil habitantes.

Si no se cumplen esas condiciones, los visitantes no pueden hospedarse en hoteles o apartamentos turísticos como los que ofrece la plataforma Airbnb.

Pero cada vez hay más zonas “de riesgo” y Alemania registró el jueves un récord absoluto de nuevos contagios, con 6 mil 638 casos de coronavirus en 24 horas.

En Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado, un habitante de cada cuatro, esto es, alrededor de cuatro millones de personas, vive en una zona de riesgo. Berlín y sus casi 3.7 millones de habitantes también están afectados, así como Stuttgart, Fráncfort, Múnich o Bremen.

El gobierno instó a los alemanes a pasar sus vacaciones en el país y no en el extranjero, pero ahora se han visto atrapados por la situación y muchos no entienden cómo la normativa sanitaria les permite viajar por Europa o ir a Asia pero no visitar la costa del mar Báltico o Brandeburgo, el estado que rodea a la capital, eminentemente rural.

En cambio, las visitas a familiares están autorizadas en la mayoría de los estados.

El país amplió el jueves su lista de zonas “de riesgo”, incluyendo la región fronteriza francesa, y otros sectores en Italia y Polonia.

Angela Merkel y los líderes de los 16 estados regionales se reunieron durante varias horas pero no alcanzaron ningún acuerdo sobre una normativa nacional común. La canciller no disimuló su frustración y se declaró “insatisfecha” con el statu quo.

A la espera de una eventual solución, que podría llegar durante unas nuevas negociaciones a principios de noviembre, Sajonia (sureste) decidió retirar la prohibición de alojamiento, admitiendo que esta no era “proporcionada”. La Sarre (suroeste) también suprimió la obligación de tener un test negativo de menos de 48 horas.

Decisión judicial

Por su parte, unos turistas de una localidad “de riesgo” de Renania del Norte-Westfalia lograron que un tribunal administrativo revocara la prohibición de alojamiento impuesta por el estado de Baden-Wurtemberg, donde habían reservado sus vacaciones.

El tribunal alegó que el estado no había aportado pruebas de que los hoteles y las pensiones fueran “motores” de infección.

Los dirigentes de zonas “de riesgo” denunciaron que esas medidas de prohibición se diseñaron con inquina.

“Tenemos centenares de miles de personas que cada día hacen el viaje de ida y vuelta entre Brandeburgo y Berlín, se cruzan en las tiendas, en los transportes, en el trabajo... Y un berlinés no está autorizado a pasar dos días en el Spreewald [una reserva natural de Brandeburgo]! Todo esto no tiene ningún sentido”, declaró el alcalde de Berlín, Michael Müller (socialdemócrata).

Además, esas reglas podrían lastrar todavía más la economía hotelera y de restauración, muy golpeada ya por las restricciones impuestas en marzo y la obligación de cerrar por la noche, ordenada en los últimos días en las grandes ciudades.

“Los peligros no radican en el hecho de pasar la noche en un apartamento vacacional en el campo ni en un hotel en la ciudad”, criticó Reinhard Meyer, presidente de la asociación alemana de turismo, y afirmó temer una oleada de quiebras en 2021, después de que el sector se viera privado de ganar 35 mil millones (unos 41 mil millones de dólares) de euros en el primer semestre de este año, según sus cálculos.

El descontento también se apoderaba de los laboratorios y los consultorios médicos, sumergidos por las solicitudes de pruebas de diagnóstico por parte de los turistas.

“Hay familias que simplemente quieren irse de vacaciones y piden test rápidos. Pero no tenemos la capacidad”, advirtió Ulrich Weigeldt, presidente de la asociación de médicos generalistas.

ES DE INTERÉS|

https://www.ejecentral.com.mx/alemania-endurece-medidas-contra-la-covid-19/

https://www.ejecentral.com.mx/tratamientos-anticovid-de-alemania-y-corea-seran-probados-en-mexico/

Te Recomendamos: