Jose Luis Camacho

“La iniciativa yo la he revisado de manera seria, yo creo que como está planteada no podría tener una suerte afortunada. Es decir, creo que tendrá que modificarse para que quede muy claro el equilibrio de poderes y el papel del Congreso, en este caso de la Cámara de Diputados, que tiene la facultad de exclusiva”. Esa fue la opinión del líder de la mayoría legislativa en el Senado, Ricardo Monreal, durante una de las frecuentes conferencias de prensa virtuales que ha sostenido, al preguntarle sobre la iniciativa presentada la semana pasada por el Ejecutivo Federal y que ha sido motivo de controversia.

Se trata de una posición clara, coherente, madura y dialogante en momentos de extrema gravedad para el país, que en mucho contribuye a la construcción de acuerdo que a México urgen.

La posición de Ricardo Monreal, también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta, tiende puentes con la oposición para acordar los cambios que eliminen lo inconstitucional de su contenido y la vuelvan una herramienta útil para hacer frente a la contingencia.

Sin duda, Monreal es un político pragmático que privilegia los resultados acordados y consensuados por sobre la simple suma aritmética.

Monreal también ha abierto la puerta a un posible acuerdo nacional, que convoque a los tres Poderes de la Unión, para realizar un gran acuerdo nacional de emergencia contra las secuelas económicas que va a generar el tema relativo al COVID-19.

Horacio Duarte vuelve al Congreso… para ser aprobado al frente de aduanas

Este día debe reunirse la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, integrada por 37 legisladores federales, 19 de ellos diputados y 18 de senadores, tratándose de un órgano que carece de facultades legislativas, pero sí se trata del único ente capaz de convocar a una o ambas cámaras federales a realizar un periodo extraordinario para atender un asunto de emergencia.

Ésa es una de las atribuciones clave de este órgano no legislativo, que también es previsible que este día reciba oficialmente el nombramiento que el Poder Ejecutivo realiza sobre el nuevo director general de Aduanas, Horacio Duarte, quien es diputado federal con licencia que cuenta con una amplia experiencia política y que se venía desempeñando como subsecretario del Trabajo y Previsión Social, a fin de que sea analizado y aprobado, lo cual sucederá sin mayor trámite dada su capacidad.

Su nueva encomienda es mucho más arriesgada y retadora, pero tampoco ha sido menor su labor en la Secretaría del Trabajo, en donde fue responsable de operar el programa de “Jóvenes construyendo el futuro”, que se trata de un gran acierto del actual gobierno federal.

La pregunta es ¿qué hará Luisa María Alcalde sin Horacio Duarte?

Compartir