Compartir

ejecentral

Las estrellas dejaron de estar alineadas para el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia. Las señales que salen del Senado es que no tiene apoyos y menos aún consenso para que pueda ser reelecto por un periodo más. Dicen los que saben que en la Comisión de Derechos Humanos que preside la perredista Angélica de la Peña, están muy insatisfechos con su labor a la que consideran parcial y altamente deficiente. Entre las cosas que han analizado es la discrecionalidad de los marcos jurídicos sobre los cuales emite recomendaciones la CNDH, y las contradicciones en la que lo han pillado, como cambio por completo de posición una vez que es exhibido por la prensa, como sucedió durante el caso de Tlatlaya. Así que, si no hay un dedo divino que lo proteja, don Raúl será echo a un lado en su carrera por la reelección.

Compartir