Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que hoy se da por cerrada la etapa de emergencia y se inicia con la de sostenimiento a los heridos, la cual se mantendrá el tiempo necesario, ya que puede llevar seis o más meses la rehabilitación de los sobrevivientes que sufrieron quemaduras en la mayoría de su cuerpo.

La Secretaría de Salud informó que por la explosión en el ducto de Hidalgo, continúan hospitalizados 30 lesionados de los cuales 10 se encuentran muy graves, 13 graves y cuatro delicados.

Al presentar un balance sobre el servicio que ofrecieron desde el primer momento del accidente el 18 del presente mes y hasta ayer, en conferencia de prensa, indicó que fueron atendidos un total de 81 heridos en hospitales estatales y del gobierno federal, y la mortalidad hospitalaria fue de 60 por ciento.

En adición a quienes murieron en el sitio, hasta el momento se han registrado un total de 117 defunciones, a consecuencia de la detonación en el ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex).

López-Gatell explicó que la etapa de emergencia en salud ocurre cuando las instituciones del Sistema Nacional de Salud se encuentran alertas para atender a los heridos, pero hay un punto en que determinan concluir esta etapa y pasar a la de sostenimiento cuando aunque grave, el estado de los pacientes es estable.

Ruy López Rosaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), detalló que durante la emergencia se contó con el apoyo de 52 ambulancias terrestres y cuatro aéreas para el traslado de los heridos.

De los 30 hospitalizados, seis son menores de edad y tres de ellos en Galveston, Texas. De los 27 heridos que se atienden en México, dos están en hospitales de Hidalgo, uno en el Estado de México, mientras que cinco son atendidos en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, siete en el Instituto Mexicano del Seguro Social, cuatro en Pemex y ocho en el Instituto Nacional de Rehabilitación.

Aunque no hay pronóstico certero sobre los pacientes ingresado a los hospitales, los 10 que se encuentran muy graves, podrían tener menos posibilidades de sobrevivir.

De los heridos, en los hospitales de Pemex se atienden a cuatro pacientes, tres de ellos no derechohabiente y uno que logró ser extubado pasó al área de quemados.

Los funcionarios indicaron que el tratamiento de quienes sobrevivan a este accidente y que tienen quemaduras en más de 80 por ciento de la superficie corporal será larga y complicada, además de que muchas de sus funciones físicas quedarán limitadas por la cicatrización del tejido y por las amputaciones en algunos casos.  Además de que se les brinda apoyo psicológico, al igual que a los familiares.

Compartir