Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

En esta semana, dicen los que saben, al interior del gobierno de la Ciudad de México se deslizó, en varias ocasiones, la posibilidad de que la capital del país regrese al color rojo en el semáforo epidemiológico.

Resulta que en las mesas de toma de decisiones se viene revisando con lupa el incremento de ocupación en camas generales y críticas, porque no es menor la tendencia a la alza que muestran, y con los festejos de Día de Muertos puede empeorar el escenario.

Las consecuencias de cerrar actividades podrían ser muy graves para la ciudad, por eso se analizan opciones alternas, pero aseguran los bien enterados que la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum ha dicho que si es necesario se aplicará el semáforo rojo.

Compartir