Simone Biles, el regreso con gloria de la gimnasta de oro

19 de Mayo de 2024

Simone Biles, el regreso con gloria de la gimnasta de oro

Simone Biles manda mensaje tras ganar medalla en Tokio

USA’s Simone Biles competes in the artistic gymnastics women’s balance beam final of the Tokyo 2020 Olympic Games at Ariake Gymnastics Centre in Tokyo on August 3, 2021. (Photo by Jeff PACHOUD / AFP)

/

JEFF PACHOUD/AFP

USA's Simone Biles competes in the artistic gymnastics women's balance beam final of the Tokyo 2020 Olympic Games at Ariake Gymnastics Centre in Tokyo on August 3, 2021. (Photo by Jeff PACHOUD / AFP)
Foto: AFP

En los últimos dos años Biles trabajó en su terapia y en una vida personal compartida ahora con el jugador de football americano Jonathan Owens

En una de las mayores resurrecciones del año deportivo, la estadounidense Simone Biles reclamó en 2023 su trono de superestrella de la gimnasia y apunta a un regreso olímpico todavía más estelar en los Juegos de París de 2024.

Biles, que ya posee siete medallas olímpicas, se tomó un descanso de dos años para concentrarse en su salud mental después del bloqueo que sufrió en 2021 durante los Juegos de Tokio, donde tuvo que renunciar a la mayoría de pruebas.

Las numerosas especulaciones que surgieron sobre el futuro de Biles durante esa larga pausa acabaron en junio.

La federación estadounidense anunció entonces que la atleta, quien ya tenía asegurado un lugar en el olimpo deportivo estadounidense, volvería a la competición en agosto en el U.S. Classic de Chicago.

Este evento, uno de los más señalados del calendario de gimnasia estadounidense, se convirtió en una fiesta de bienvenida para Biles, que no tardó en confirmar que no ha perdido un ápice de su extraordinario talento.

Puedes leer: Simone Biles contra Larry Nassar

Aclamada por más de 10 mil aficionados, la gimnasta ahuyentó los fantasmas de los “twisties” (pérdida de orientación en el aire) que la azotaron en Tokio y no encontró rival para ganar el concurso.

La victoria de la prodigiosa atleta de 1,42m de altura fue el primer escalón de su vuelta a la cima a los 26 años.

Tres semanas después ganó por octava ocasión el concurso completo del Campeonato de Estados Unidos, récord para cualquier gimnasta.

El triunfo le abrió las puertas a participar en el Campeonato Mundial de septiembre en Amberes (Bélgica), el mismo escenario donde Biles debutó en una cita mundialista diez años atrás.

Aunque la brasileña Rebeca Andrade la derrotó en la final de salto de potro, Biles reinó en la competencia con cinco medallas, cuatro de ellas de oro (suelo, viga de equilibrio, concurso general y equipos).

Con esta cosecha, la estadounidense acumula 23 oros mundialistas, de un total de 30 medallas, en sus seis participaciones, signo de una longevidad poco habitual en este exigente deporte.

“No pensé que volvería a competir”

El éxito de Amberes ocurrió a diez meses de su esperada tercera participación olímpica en París, donde Biles aspira a ampliar un palmarés en el que relucen cuatro oros, todos ellos logrados en Rio-2016, una plata y dos bronces.

Sinceramente, me siento increíble al volver a competir. Nunca pensé que volvería a hacerlo, así que esto es una bendición”, admitió Biles en una entrevista con la revista People.

Siento que al principio estaba muy nerviosa, obviamente, por volver a competir, porque muchos atletas, cuando se toman un par de años de descanso, dudan un poco de si van a ser los mismos atletas que eran, de lo fuertes que iban a ser”, explicó.

Además de por sus hazañas sobre la barra, suelo y potro, Biles es admirada también por haber atraído la atención global a los desafíos de salud mental que enfrentan los deportistas de élite.

Además de la presión de ser un ícono global, que se manifestó especialmente en los Juegos de Tokio, Biles ha atravesado por dolorosos episodios durante su infancia y su carrera.

La pequeña Simone, que descubrió la gimnasia a los seis años por casualidad durante una excursión escolar, y sus tres hermanos tuvieron que ser enviados a un centro de acogida ante los problemas de alcohol y drogas de su madre.

Cuando ya era una figura en ciernes, la estadounidense estuvo entre las decenas de gimnastas que sufrieron abusos sexuales a manos del médico del equipo nacional Larry Nassar, condenado a décadas de cárcel por estos delitos.

En los últimos dos años Biles trabajó en su terapia y en una vida personal compartida ahora con el jugador de football americano Jonathan Owens (Green Bay Packers), con quien contrajo matrimonio en abril después de conocerse en 2020 en una aplicación de citas.

Ya no siento que (la gimnasia) sea el fin de todo, como antes”, afirmó Biles.

Puedo volver a casa con mi marido, mis perros, mi casa y todas esas cosas. Así que me siento muy bien”.

AM3

Te recomendamos:

Simone Biles prepara su regreso a la gimnasia

Te Recomendamos: