Compartir

Redacción ejecentral

maiz

Un juez federal suspendió en todo el país los permisos de siembra comercial de maíz GM a cuatro grandes empresas de transgénicos, acorde con la demanda de la Colectividad del Maíz, integrada por comunidades campesinas, científicas y de la sociedad civil.

El fallo del magistrado Benjamín Soto Sánchez también ordena a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) un monitoreo mensual de los cultivos genéticamente modificados en su fase experimental y piloto, que incluya los impactos -caso por caso- del glifosato, un herbicida que en 2015 la Organización Mundial de la Salud catalogó como posible cancerígeno para las personas.

Esta resolución se mantendrá hasta que se resuelva el juicio de acción colectiva que busca la prohibición definitiva a las siembras de maíz genéticamente modificado que pretenden realizar Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont y Dow, cuatro de las seis grandes corporaciones que controlan el mercado de semillas y agrotóxicos en el mundo.

Organizaciones ambientalistas y de consumo como Greenpeace, Vía Orgánica, Asociación de Consumidores Orgánicos (OCA, por sus siglas en inglés) y Regeneración Internacional, consideraron la decisión judicial como “una demostración del poder de la gente en la defensa de derechos fundamentales como el medio ambiente y un gran avance en la defensa del maíz en México, centro de origen de este grano y base de nuestra alimentación”.

“La suspensión del magistrado a las siembras de maíz transgénico es un argumento más para que el gobierno mexicano cierre definitivamente la puerta a estos cultivos, que se suma al reciente reconocimiento de la FAO sobre los organismos genéticamente modificados como cosa del pasado e innecesarios para erradicar el hambre. Cada vez más países se oponen a las siembras de estas semillas que han fracasado desde su liberación en el mundo hace 20 años y México no debe ser la excepción”, dijo Sandra Laso, responsable de la campaña Comida Sana, Tierra Sana de Greenpeace México.

“Esta suspensión permitirá proteger el maíz mexicano en sus amplias variedades y razas, un tesoro genético desarrollado durante siglos por nuestras indígenas y campesinas. La resolución del juez es fundamental ya que al mantener la medida precautoria, permitirá defender este legado no sólo alimenticio, sino también cultural, energético y económico”, indicó Mercedes López Martínez, integrante de Vía Orgánica.

“Otro motivo de júbilo es que con este tipo de resoluciones, se podrá detener el uso de glifosato, un herbicida que es parte del paquete tecnológico de los organismos genéticamente modificados, que ha sido declarado por la OMS como probablemente cancerígeno”, añadió Mercedes López, quien recordó que recientemente más de 800 integrantes de la comunidad científica de 82 países, enviaron una carta a sus gobiernos para exigir la prohibición de este tipo de cultivos.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir